Mujer de EEUU se convierte en princesa al casarse con príncipe de Etiopía, al que conoció en un bar

No es una película de Eddie Murphy ni el nuevo argumento de una película de Disney. Ariana Austin, que ahora es princesa de una de las principales naciones de África, conoció al príncipe Joel Makonnen en un bar de Washington DC, con el que ahora está casado, consumando una historia de amor tan moderna que podemos verle su filtro de perrito por todos lados.

Ariana dijo al New York Times, que cuando conoció a Joel no pensó que fuera un príncipe. Simplemente llegó y saludo como cualquier otra persona y minutos después le dijo “tú vas a ser mi novia”. No fue una pregunta, sino una orden que claramente revelaba un poco de él, pero ella no lo advirtió. (vía: New York Times)

Makonnen trabaja como abogado en Washington y no revela a cualquier persona que en realidad es un príncipe que va por el mundo como una persona normal (esto cada vez parece más una película de Eddie Murphy). Sin embargo, su relación avanzó bastante bien que él se convenció de decirle el oscuro secreto… es un exiliado etíope que también es príncipe de una monarquía que ya no reina ningún lugar y que viven en países europeos y norteamericanos trabajando (algo que no dice mucho “soy de la realeza”). (Vía: Independent)

Aunque parece una reedición extraña y genderswap de Aladdin, es nada más que la realidad. Se casaron con una ceremonia que recordó a esas grandes tradiciones del mundo africano de reyes y monarquías, pero claro que sonó Bruno Mars y Justin Bieber en la fiesta. Esperemos que la señorita Austin no se enfade de saber que su príncipe no tiene reinado más allá de las puertas de su departamento.