Canal evangélico borra pintura rupestre para rodar serie bíblica

La pintura tenía 4 mil años de antigüedad
(Imagen: Andrei Isnardis, departamento de Antropología y Arqueología de la Universidad Federal de Minas Gerais)

Una canal evangélico de televisión de Brasil borró una pintura rupestre de 4 mil años de antigüedad usando pintura blanca. ¿El motivo? Grabar una serie bíblica llamada Rey David.

También te recomendamos: Descubrimiento de templo en Jerusalén pondría en duda representaciones en la Biblia

Los hechos ocurrieron en una pared de la ciudad de Diamantina, al sureste de Brasil. El canal evangélico, llamado Record, propiedad del obispo fundador de la Iglesia Universal del Reino De Dios, Edir Macedo, grabó una serie en la zona hace 10 años.

Lo resultados de los análisis químicos ordenados por el Ministerio Público de Minas Gerais, arrojaron que había pintura vinílica blanca en el área del patrimonio cultural, justo donde se encuentra la pintura rupestre.

(Imagen: Ministerio Público de Minas Gerais)

La serie Rey David fue todo un éxito pero se realizó sin la autorización del Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan) de Brasil. Esto provocó que el canal evangélico fuera llevado a tribunales por los daños ocasionados en el área, cuyo valor no puede ser estimado, ya que fue un región habitada desde hace 11 mil años.

Record alega que no hay relación entre la tinta blanca y su presencia en la zona para grabara la serie bíblica. Aseguran que esto se debe a que se hizo 19 meses de que terminara el rodaje.

Además, el canal evangélico asegura que la grabación aumento el turismo en la zona, por lo que no deberían pagar la indemnización por los daños.

No obstante, el canal ha sido condenado a pagar 2 millones de reales, que equivalen a más de 8.5 millones de pesos.

El centro de Diamantina es reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, ya que cuenta con más de 220 sitios arqueológicos registrados y ha preservado las memorias de los buscadores de diamante en la región de Minas Gerais en el siglo XVIII.

Con información de El País

ANUNCIO