¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Sacerdotes suben a volcán activo para probar que los científicos se equivocan

La posible erupción del volcán Agung, en la isla de Bali, tiene a toda los indonesios de la zona con el Cristo en la boca. Hasta el momento no existe una certeza de cuándo y en qué condiciones hará erupción el volcán, pero se ha tenido que prevenir a toda la población (aproximadamente 144 mil personas) y se ha evacuado, hasta el momento, a la gente que corre mayor riesgo frente al fenómeno natural, unos 80 mil habitantes de las comunidades más cercanas. (Vía: BBC)

Desde agosto se tiene el registro de que la actividad volcánica ha incrementado, por lo que Bali entró en un estado de alerta máxima, aunque no todos creen precisamente eso,  sobre todo un grupo de sacerdotes que ignoraron por completo la medidas de seguridad para subir al cráter del volcán y desmentir a los científicos herejes.

Sutopo Purwo Nugroho, uno de los escépticos (de la ciencia), aseguró que su dios le pidió subir a la cima y desde ahí rendirle tributo para apaciguar su ira. Otro más, que responde al nombre de Mangku Mokoh, no cree en la erupción del volcán, aunque este mismo ya haya explotado en 1963, matando al menos a mil personas. (Vía: Independent)

La autoridades de Indonesia están en completo desacuerdo con este grupo de sacerdotes, quienes han ignorado por completo el protocolo de seguridad que se ha puesto para salvar vidas. El perímetro de riesgo se extiende unos 12 kilómetros y la gente evacuada de esa zona no tiene permitido regresar a sus hogares hasta que sea evaluado el daño y el riesgo tras la probable erupción. (Vía: Telegraph)

Asimismo, aseguran que esto no sólo es peligroso sino irresponsable, pues puede hacer que más gente quiera regresar a la zona y es totalmente impredecible en qué momento el monte Augung hará erupción. Esperemos que su siguiente parada no sea en la Estación Espacial Internacional o la Luna para demostrarnos que la Tierra es plana.