¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Es funcional cómo están construidas las ciudades?

No todas las ciudades están construidas basadas en lo que realmente necesitan
¿Cómo son los modelos de las ciudades?. Imagen: Especial

Las ciudades del mundo son maravillosamente distintas. Muchas de ellas resaltan por su infraestructura y otras por no tener esa dicha arquitectónica pero, ¿es funcional el modelo de las ciudades?

Te recomendamos leer: Gentrificación, la crisis que afecta a toda la ciudad (no sólo a la Condesa)

Seguramente alguna vez has pensado que una parte de la ciudad está mal diseñada o que algún camellón o parque no debería estar ocupando cierto espacio.

Quizá en otra ocasión, si vives en la CDMX, te has quejado de la falta de infraestructura vial para ciclistas o de lo mal ‘acomodada’ que está esta bella pero desastrosa ciudad.

Bueno, este problema se da hasta en las mejores ciudades y es derivado de muchos buenos y malos planeamientos de infraestructura y modelos que a unos sirven y a otros nada más no.

Londres

Esta ciudad amada por miles en el mundo y que cuenta con 8.9 millones de habitantes, resguarda una estructura hermosa pero muy costosa.

Los elevados salarios implican un alza en el costo del alquiler de las viviendas y más en la zona centro, que se ha convertido en un lugar para turistas que pocas veces es accesible para los ciudadanos.

Londres. (Imagen: Wikicommons)

Su modelo se centra en un urbanismo limitado al crecimiento, por lo que su expansión se ve frenada pero su densificación incrementa.

A pesar lo lujosa que pueda ser esta ciudad, de los bellos jardínes y de sus galantes empresas, los terrenos de Londres tienen una gran estructura urbana que permite la circulación del aire pero encubre muchas desigualdades.

Madrid

El bello Madrid tiene uno de los precios más elevados de vivienda. Su centro, una de las zonas más exclusivas, se ha vuelto área que sólo los turistas pueden costear.

Ello ha llevado a los madrileños a habitar las afueras de la ciudad y eso también ha derivado en construcciones rápidas de barrios en los que éstos pueden vivir.

Sin embargo, la rápida construcción de estos barrios ha ocasionado que haya ciudades que son consideradas solamente como un dormitorio y no vecindarios.

Madrid. (Imagen: Wikicommons)

Debido a esto, el gobierno de Madrid, que cuenta con el segundo metro más extenso de Europa, ha creado infraestructuras que puedan ser funcionales para que sus ciudadanos se trasladen al centro.

Podríamos decir entonces que, el problema de Madrid no sólo son los elevados costos de vivienda, sino que su modelo turístico de oferta y demanda de alojamientos en su zona centro ha empujado a sus habitantes a las afueras y obligado al gobierno a extender su infraestructura de transporte para solucionar este cambio.

Barcelona

En los últimos años unas de las cosas más destacadas de Barcelona es que han construido miles de edificios y oficinas nuevas.

Esto, debido a la ‘elitización’ de distintos barrios que, de alguna manera, dibujan una urbe dividida. Ello habla de cómo las construcciones no sólo dividen físicamente, sino socialmente también.

Estos cambios en la infraestructura de Barcelona ha hecho que la ciudad se convierta en una vivienda de turistas o personas de familia acomodada. El País, estima en uno de sus artículos, que esto ha hecho que no haya vuelto a tener los 1, 643, 542 habitantes que tuvo en 1992.

Barcelona. (Imagen: Wikicommons)

Así, a pesar de sus bellos edificios, de sus áreas verdes y de su infraestructura vial envidiada por muchos países, Barcelona ha sido incapaz de conservar a la mayoría de sus habitantes en la zona centro. Al volverse un destino turístico muy demandado, Barcelona ha visto a sus ahora ex ciudadanos poblar las afueras con el dicho ‘no hay Barcelona para el barcelonés’ de por medio.

Dubai

Este destino conocido por ser una de las ciudades más lujosas y caras del mundo, tiene tantos problemas en su modelo que es difícil creerlo.

De acuerdo con un artículo de El País, este lugar brilla por sus enormes rascacielos, por su costosa vida y por resguardar a algunas de las personas más ricas del mundo pero no por cómo está construida.

Sí, esta ciudad fue construida bajo un modelo exprés, si es que así podemos llamarlo. Dubai surgió como un experimento; las agencias de viajes ofrecían este destino lleno de lujo como uno de los más atractivos pero algunas de sus construcciones todavía no estaban hechas.

Dubai. (Imagen: Wikicommons)

De hecho, su rápido crecimiento infraestructural está ligado a albañiles mal pagados que viven en las afueras de la ciudad pero que levantan las edificaciones que elevan el costo de vivir ahí hasta en un 65%.

Eso, sin mencionar que su crecimiento ha implicado que la ciudad, construida sobre arena, sea una inversión poco estable.

El agua y la arena son arrastradas a la zona exclusiva. Las construcciones son forzadas a pesar de las condiciones del clima y del suelo y, a pesar de ello, este lugar con 90% de habitantes extranjeros de los que el 70% son hombres, tiene un modelo de ciudad rentable pero no seguro.

Ciudad de México

Nuestra querida CDMX, con más de 21 millones 581 mil habitantes es una localidad que resguarda una infraestructura dividida.

Además, sus construcciones se basan en la contaminación y en la desigualdad. Esta ciudad, que es una de las más contaminadas del mundo, es considerada la megalópolis más poblada de Norteamérica pero también la más congestionada.

El tráfico, la falta de infraestructura vial para ciclistas y no para -más- autos, es un problema en la CDMX. Su política de movilidad, más allá de favorecer el descongestionar la ciudad, la incita.

Ciudad de México (CDMX). (Imagen: Wikicommons)

Recientemente, el gobierno mexicano aprobó un gasto de 150 millones de pesos en la construcción de puentes vehiculares y sus acciones para librar a la ciudad de más contaminación, como el ‘Hoy no Circula’ se han visto entorpecidos por la corrupción.

A pesar de las inversiones millonarias que se hacen en tener áreas verdes, zonas seguras, menos tráfico, menos desigualdad y menos contaminación, parece que la ciudad no ve resultado positivo en ello.

Las zonas de la ciudad suelen ser un reflejo de cómo la riqueza y la pobreza están divididas por unas cuantas bardas o kilómetros, mientras que el diseño de la ciudad se hunde y acopla a las peticiones de inmobiliarias que recurren incluso a sobornos para obtener su beneficio por encima de las verdaderas necesidades de la ciudadanía.

Berlín

Desde la caída del muro en 1989, Berlín se ha convertido en una ciudad considerada como una ‘prueba arquitectónica’. Su edificación siempre fue vista como una vía de reinvención.

Esto, debido a que la ciudad está divida como Berlín Oeste y Berlín Este, lo que al final del día tenía afectaciones en la expansión de la misma.

La ciudad, durante décadas, fue arma del urbanismo y de la planificación pero ésta se guiaba por razones que no beneficiaban del todo a todos sus habitantes.

Berlín. (Imagen: Wikicommons)

Los edificios que se han construido en Berlín parecen más una respuesta a las limitaciones territoriales de la ciudad y no una construcción en pro de las necesidades de la ciudadanía.

Y aunque es difícil de creer, Berlín entra en la lista de ‘ciudades accesibles’ económicamente hablando pero, no en la de una estructura urbana extensa. De hecho, Berlín es una ciudad que cuenta con una población cambiante a pesar de sus extensos estacionamientos, parques y zonas de vivienda.

Shangai

Hace dos décadas, cuando se comenzó a construir Shangai, los rascacielos fueron el principal atractivo de esta ciudad abrumantemente bella y saturada.

Aunque Shangai es reconocida como uno de los destinos turísticos con más rápido crecimiento económico y de ciudad, es también uno de los lugares con más desigualdad.

Shangai. (Imagen: Wikicommons)

Como buena ciudad cosmopolita, Shangai tiene el metro más rápido del mundo y el que más rápido creció desde 1995 debido a la infraestructura que tiene.

Sus grandes rascacielos y edificaciones futuristas atraen el turismo como miel a los osos pero ello no libra a esta ciudad de tener una marcada desigualdad entre sus habitantes.

De hecho, el 50% de sus ciudadanos camina o se transporta en bicicleta hacia sus lugares de trabajo, ello ha derivado en una creciente preocupación de que el metro desaparezca porque casi nadie lo usa.

Otra de las cosas que hacen complicado el modelo de esta ciudad es que, sus habitantes tienen poco y difícil acceso a las infraestructuras como parques, áreas verdes, transporte y vivienda debido a la sobrepoblación que concentra.

Así, con estos ejemplos de unas de las ciudades más bellas del mundo, nos damos cuenta cómo es que su modelo de construcción o expansión a veces no es el mejor ni el más rápido en comparación con su crecimiento económico.

Nos refleja también que, una mala planeación puede afectar de manera muy directa, aunque no parezca, a la población residente y a la fluctuante en muchos niveles: pobreza, oportunidades de desarrollo, difícil acceso a ciertas zonas de la ciudad, falta de agua, altos niveles de contaminación, afectaciones a la salud, entre otros.

¿Es funcional tener ciudades mal desarrolladas? Quizá la respuesta es un ‘no’ tajante, aunque ello resuene en un ‘tal vez’ para aquellos que, a pesar de las afectaciones, nos hemos acostumbrado/adaptado a las ciudades en las que vivimos y no ellas a nosotros.