¿Qué sucede con los pollitos macho en la industria avícola?

La respuesta no es nada alentadora
(Imagen: Pixabay)

Somos consumidores de huevo al por mayor. Desde luego, los huevos los ponen las gallinas. En la industria avícola se cría a dos tipos de aves, las ponedoras y los pollos de engorda, los cuales, como bien imaginamos, sirven como alimento para el humano.

También te recomendamos: China prohibió el consumo y tráfico de animales salvajes por el coronavirus

Ahora, ¿todos los pollos que nacen macho en ambas industrias son criados para engorda y luego aprovechados para venderse? La respuesta, lamentablemente es no. Según un informe de la BBC, si un pollo nace macho dentro de la la industria de las aves ponedoras no sirve y es muy probable que sea arrojado a una trituradora en cuanto nazca y se identifique su género. Sí, así funciona el capitalismo.

Si estos pollos no sirven, es porque se consideran inadecuados debido a que tardan más en aumentar de peso y por lo tanto sale más caro engordarlos terminando, además, por no ser del mismo tamaño de un pollo que fue criado para ser sacrificado.

La muerte de los pollitos macho que nacen de las gallinas ponedoras es una práctica muy común en la industria de la producción alimentaria de carne de todo el mundo. Por ejemplo, en Brasil y de acuerdo con la Corporación Brasileña de Investigación Agrícola, mueren alrededor de 6 a 7 millones de pollitos macho por mes, es decir, entre el 50 y 52 por ciento de los huevos fértiles que son incubados.

De todos los métodos que existen para matar a los pequeños polluelos, la maceración mecánica es la más aceptada por toda la industria alrededor del globo. Aunque también algunas veces se utiliza el método de asifixia por gas.

(Imagen: Pixabay)

¿Cómo identifican a los pollitos macho?

Las empresas que se dedican a la producción de huevo cuentan con personal especializado que sabe identificar el sexo del ave, las separa en machos y hembras, y los machos son descartados.

Los pollitos se arrojan a una especie de licudora donde la velocidad de las cuchillas produce la destrucción inmediata por laceración de los tejidos del animal e induce rápidamente la muerte.

Al final, los pollos triturados se vuelven una pasta que es utilizada para el compostaje o se deposita en vertederos.

Lo más terrible es que según el Consejo Federal de Medicina Veterianaria de Brasil asegura que los pollitos son seres sensibles y por lo tanto capaces de sentir o tener sensaciones.

Una resolución del Consejo Federal de Medicina Veterinaria de Brasil dice que los pollitos que se matan “son seres sensibles”, por lo tanto, capaces de sentir o tener sensaciones. Por tanto, algunos países como Francia o Alemania están abandonando estas prácticas buscando unas “más humanitarias” para que los pollos no sufran.

Sin embargo, el mejor consejo de los expertos es que se críen aves con doble finalidad, para poner huevos y para engorda. Lo cierto es que parece una solución inmediata, pero al final el consumo de huevo y pollos de engorda y los sistemas de producción son lo que pone en tela de juicio este tipo de prácticas.

Con información de BBC