La ‘guerra de los quesos’ entre México y la Unión Europea

La Unión Europea (UE) está impulsando una iniciativa que busca restringir que productos de otros países utilicen el nombres que tienen denominación geográfica referente a alguna región de dicho bloque económico. Es decir, la UE busca generar una especie de denominación de origen para que por ejemplo solo se le pueda llamar queso manchego al producido en la región de La Mancha en España, o parmesano al producido en Parma Italia.

Esta iniciativa a generado una disputa entre la UE y México, quienes están en negociaciones para modernizar el tratado de libre comercio que sostiene nuestro país con ese bloque económico. La comunidad europea busca hacer que los nombres de productos que tengan alguna indicación geográfica no puedan ser reproducidos en lugares que no sean los del lugar de origen.

Esto significaría que el queso manchego que se produzca en México no podrá usar ni siquiera el nombre de: “queso tipo manchego”, ya que de ganar la UE la disputa, se le tendrá que cambiar completamente el nombre. Es decir, no se restringiría la producción, sino que buscará evitar que el producto se llame igual que el de las regiones europeas.

Sin embargo, el problema es más complejo de lo que parece, ya que por ejemplo México importa queso parmesano de Estados Unidos, por tanto, la UE tendría también que prohibir que ese país utilice los nombres con indicación geográfica.

En el caso del tratado de libre comercio de México con la Unión Europea, la Secretaría de Economía está sometiendo a consulta alrededor de 300 productos que la UE exige que se reconozca su identidad geográfica. Entre los productos se encuentran los ya mencionados quesos, así como embutidos, mantequilla, aceite de oliva, champagne y vinos.

Según especialistas, estas medidas de la comunidad europea buscan posicionar sus productos en el mercado internacional, los cuales son producidos en grandes volúmenes, por lo que tener la exclusividad de nombre les da una fuerte ventaja competitiva contra productos manufacturados en otros países.

Por su parte México busca que se conserve la reglamentación vigente que establece una pequeña variabilidad en los nombres de los productos. Por ejemplo, en el caso del queso manchego, solo el producido en esa región de España puede llevar el nombre de “queso manchego de La Mancha”, mientras que el producido en nuestro país lleva el nombre de “queso tipo manchego”. (Vía: El Financiero)

 

 

ANUNCIO