¿Qué pasa con los cobros de piso en Centroamérica y México por coronavirus?

A lo largo de la región, varias estructuras delictivas han 'perdonado' las cuotas a negocios y otras víctimas
(Imagen: Fundación Centro Histórico)

Durante la pandemia por el coronavirus, pese a una disminución en actividades de todo el mundo, al menos la extorsión de grupos delictivos en México no ha parado. Sin embargo, en otros países al sur del nuestro, las pandillas han tenido que enfrentar la situación supuestamente condonando algunas fuentes de ingresos: los cobros de piso y las extorsiones.

También te recomendamos: El Cártel Jalisco Nueva Generación está repartiendo despensas en Jalisco

De acuerdo con MVS Noticias, en la Ciudad de México la organización delictiva Unión Tepito a través de uno de sus brazos no dejaría de cobrar extorsiones o “cuotas de protección” a los comerciantes del Centro Histórico, pese a que varios negocios no se han podido abastecerse de mercancías chinas o piratas. Ante este escenario, algunos han amenazado con dejar de pagar los cobros.

La pandemia ha afectado a todo el país, pero esto no parece ser algo que tengan contemplados estos grupos delictivos. Incluso se estima que al final de abril unos 700 mil mexicanos habrían caído en el desempleo.

Contrario a lo que se ve en el Centro Histórico de la capital mexicana, en Guatemala, comerciantes de una colonia controlada por pandillas fueron “perdonados” ante la emergencia sanitaria, de acuerdo con el medio local El Periódico a finales de marzo. En este caso, el indulto de cobros de piso sería solo por una semana.

En El Salvador es otra historia. El Faro informó a finales de marzo, a dos semanas de que el gobierno declarara estado de excepción, que tres estructuras delictivas –la Mara Salvatrucha 13 y dos facciones de Barrio 18– declararon un “toque de queda” a las personas que viven en las zonas bajo su control.

De acuerdo con el medio centroamericano, los grupos de Barrio 18–Sureños y Revolucionarios– habrían acordado dejar de exigir dinero a una parte de los comerciantes informales en su dominio. Pero, la violencia no estaría dentro de esta aparente condonación, pues aquellos que violen el toque de queda se enfrentarían a castigos de la organización. Las penas para aquellos en espacios públicos del territorio de Barrio 18 van desde golpizas hasta asesinatos.

(Imagen: Reuters)

Por su parte, la Mara Salvatrucha 13 sigue con los cobros habituales pese a que enfrentan dificultades para cobrar en medio de la pandemia. Aún así, advirtieron a los vecinos que a quien vean en la calle les aplicarán penas.

“La neta, que no queremos ver a nadie en la calle, a nadie chambreando, platicando, jugando o haciendo ni mierda”, dice un audio de la MS-13 que recibió El Faro.

Ahora, estas acciones no garantizan mayor paz en las sociedades de la región.

“Es muy probable que la violencia aumente en este contexto de caos extendido”, dijo José Miguel de la Cruz, un experto en pandillas salvadoreñas a InSight Crime. “Si las instituciones públicas llegan a su límite por la emergencia sanitaria, los grupos criminales tendrán la oportunidad y el espacio para generar medio”.

De la Cruz agregó que podría ayudar si las organizaciones delictivas tienen otras fuentes de ingreso, como negocios semilocales o si tienen familiares en ciertas comunidades. Realmente la presión de las pandillas escalaría de la mano con el deterioro de la economía ante la pandemia del COVID-19.

En general, la violencia en El Salvador había visto una disminución desde la llegada de Nayib Bukele al poder, quien ha aplicado mano dura contra el crimen, sin embargo, durante la cuarentena se ha registrado una ola de homicidios en el país. En Guatemala, autoridades aseguran que los asesinatos se han reducido este año comparado con el pasado. En el caso de México, la violencia aumentó durante el periodo de la pandemia, de acuerdo con cifras oficiales.