Comando armado balea Casa de Gobierno de Tamaulipas, Un policía resultó herido, no hay detenidos

La madrugada de este domingo, 24 de junio, un comando armado disparó contra la Casa de Gobierno de Tamaulipas, en la capital, Ciudad Victoria.

La Policía Federal informó que alrededor de las 4 de la mañana, un grupo armado abordo de una camioneta dispararon contra la Casa de Gobierno tamaulipeca. No se ha revelado más información: ni el número de impactos ni el posible móvil del ataque, sin embargo, forma parte de una escalada de violencia simbólica (no porque no se ejerza, sino porque los ataque sirven como símbolos).

Un guardia, Luis Napoleón de León, de 42 años, resultó herido en la espalda, se le reporta grave en un hospital de Ciudad Victoria. (Vía: El Norte)

La Secretaría de Seguridad del estado informó que poco después logró dar con el vehículo: una camioneta Durango modelo 2004. En su interior se encontraron uniformes, chalecos antibalas, cascos, municiones y armas cortas y largas. Según varios medios, en su interior se encontró también una ‘narcomanta’ con amenazas explícitas contra el gobernador del estado, Francisco García Cabeza de Vaca.

Hasta el momento, ni el gobernador ni las dependencias del estado han hecho declaración alguna respecto al ataque. A pesar de ello, varias figuras del panismo (y de las coaliciones electorales de éste) ya condenaron el acto: desde el presidente del PAN, Damian Zepeda, hasta Emilio Álvarez Icaza. (Vía: En Resumen)

Desde hace varias semanas, diversas células del crimen organizado en Tamaulipas han escalado sus ataques contra la autoridad estatal. No sólo han sido los ataques y sitios de facto que imponen en ciudades como Reynosa, Nuevo Laredo, Matamoros y hasta en la misma capital del estado, sino que, tras un par de declaraciones de Cabeza de Vaca de ‘no dar tregua’ en la lucha contra el crimen organizado, comandos con un modus operandi muy similar han atacado la sede estatal del PAN, han asesinado a un par de funcionarios de su gobierno y, ahora, la misma Casa de Gobierno.

Mientras el narco se pelea con el gobierno del estado, en todo Tamaulipas la violencia se ha disparado, la gente tiene miedo de salir a la calle apenas oscurece y la ‘promesa de cambio’ que puso a un panista en un estado fiel al priísmo parece haberse desaparecido en el aire.