Las patrullas de la CDMX cambiaron su color

Aparentemente el 65% del parque vehicular de la CDMX no funciona, por tanto, se rentaron cerca de mil 855 patrullas
Las patrullas de la CDMX cambiaron su color. (Imagen: Twitter)

Tal parece que la 4T pretende transformar todo a su paso, inclusive las patrullas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC). Estas tendrán una nueva cromática por órdenes de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum: pasaron de las clásicas azul marino y verde que eran fáciles de identificar a unas de color blanco con verde y el escudo de la Ciudad de México. Sin embargo… aún no queda claro por qué fue necesario no sólo cambiar la cromática, sino rentar mil 855 patrullas.

Claudia Sheinbaum informó que el próximo martes se presentará de manera oficial la nueva cromática de las patrullas de la SSC de la CDMX. Este cambio aparentemente remarca la relación entre el logo de la ciudad con las unidades. Sin embargo, hasta el momento no se ha dado a conocer la razón por la cual era necesario destinar dinero del erario para implementar estos nuevos colores a las unidades de seguridad.

El primero de julio, se anunció la asignación del contrato con la empresa Total Parts and Components, S.A. de C.V., por la renta de mil 855 patrullas durante un periodo de tres años, debido a que cerca del 65% de las 3 mil 200 unidades del parque vehicular de la SSC se encuentran en labores de mantenimiento.

La renta de estas patrullas es de 3 mil 299 millones 689 pesos y con ella se ahorran cerca de 300 millones de pesos. Comprarlas no era una posibilidad puesto que el valor se acercaba a los 3 mil 500 millones de pesos, los que posteriormente serán invertidos en la compra de unidades para la Policía de Investigación de la Procuraduría de Justicia Capitalina.

De tal forma, desde el domingo han circulado en redes diversos videos en los que se muestran los nuevos autos de la SSC. Todo es confuso: ¿por qué si 65% del parque vehicular no funciona, no se adquirieron las patrullas desde antes; no representa un gasto doble rentar elementos para cubrir las necesidades del gobierno por tres años?

Por una parte, parece una solución rentable si pensamos en el tiempo que tardaría solucionar lo que sucede con los vehículos que no funcionan, no obstante, si algo ocurriera con estas unidades, se deberá pagar el daño. Además es extraña esa sensación que se tiene al ver una pequeña similitud entre las unidades de transporte privado como lo son los taxis y las nuevas patrullas. 

Con información de: El Universal