A un año del multihomicidio de la Narvarte, ¿se ha hecho justicia?

A un año de este crimen, sorprende que hayan más preguntas que respuestas y que aún así la Fiscalía esté lista para cerrar el caso

Ayer se cumplió un año desde el multihomicidio que cobró las vidas de Rubén Espinosa, Nadia Vera, Alejandra Negrete, Yesenia Quiroz y Mile Virginia Martín, en un departamento de la colonia Narvarte en la Ciudad de México. Aunque ya pasó tanto tiempo el caso sigue abierto y los abogados de los familiares de las víctimas insisten en que se investiguen nuevos aspectos del crimen.

La brutalidad del crimen cimbró a la sociedad mexicana; tanto Rubén Espinosa como Nadia Vera habían notificado a las autoridades que en Veracruz, su estado de origen, eran perseguidos y que su vida había sido amenazada por el gobierno de Javier Duarte. Todas las versiones alrededor del móvil de estos homicidios resultaron contradictorias y se fueron desmentidas.

Lo primero fue la detención  y el procesamiento judicial de un presunto culpable, Daniel Pacheco. Mes y medio después apresaron  a otro hombre y luego a otro.  Con estas detenciones la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) se dio por bien servida y, según el abogado de las familias de Nadia Vera y Mile Virginia Martín, se ha negado a llegar al fondo de la investigación.

Recordemos que, de inicio, las autoridades afirmaron que agotarían todas las líneas de investigación con respecto al caso, incluso aquellas que apuntaran al gobierno de Veracruz. Javier Duarte negó toda relación con el crimen y se deslindó de lo sucedido el 31 de julio de 2015 en el departamento de Luz Aviñón en la Narvarte.

Luego se intentó convencer a la ciudadanía por filtraciones del caso, de que el móvil de los asesinos era asegurar un cargamento de cocaína de Mile Virginia. De inmediato sus familiares salieron a desmentir la relación entre la joven y el crimen organizado. Así que criminalizar a las víctimas tampoco dio resultado para acallar la exigencia de justicia de la ciudadanía.

Mientras tanto, la fiscalía acusó a los tres detenidos de feminicidio, homicidio y robo agravado. Aunque los presuntos culpables afirmaron que sus declaraciones habían sido obtenidas por medio de tortura.

Hasta hoy no hay un móvil que explique el asesinato, ¿por qué acabaron con la vida de cinco personas? Nadie lo sabe:

“La Procuraduría mantiene su hipótesis de que tres sujetos llegaron un buen día a un departamento en la colonia Narvarte, entraron, dispararon y se fueron. Así, sin más. Sin ninguna motivación, móvil ni nada. Y que además, que estas personas no se escondieron después del homicidio. Simplemente, asesinaron y se fueron a sus casas”, comentó el abogado David Peña (Vía Animal Político).

A un año de este crimen, sorprende que haya más preguntas que respuestas y que aún así la Fiscalía esté lista para cerrar el caso.