¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La ‘heterofobia’ es un nuevo disfraz para el mismo discurso de odio

La organización ultraconservadora ConFamilia llamó a un día
ConFamilia disfraza un nuevo discurso de odio. (Imagen:Twitter)

La ‘heterofobia’ no existe, se trata de un nuevo discurso de odio que se escuda bajo la ‘discriminación a la inversa’. Es decir, una estructura de poder que se siente amenazada busca apoderarse del discurso del oprimido para usarlo en su contra; en suma, se trata de culpabilizar a la víctima.

Por ello no nos extraña que el Consejo Nacional de la Familia (ConFamilia) llamó a conmemorar el 27 de mayo como el ‘Día Internacional de la Discriminación contra la Heterofobia’ (aunque no tenemos idea de qué lo hace “internacional” más que su convocatoria). Bajo la consigna ‘Amo ser heterosexual‘, miembros de la organización ultraconservadora colocaron una manta en el puente vehicular ubicado en la avenida Revolución y el Eje 5 en la Ciudad de México. En esta manta se pronunciaba contra la ‘perversión de niñas y niños’.

El movimiento LGTTTIQA ha roto diversos paradigmas en cuanto al género, la sexualidad y el concepto de la familia. En este sentido, busca derrocar la concepción binaria femenino y masculino a partir de las que se crean modelos del deber ser, pensar, sentir y actuar. También lucha por los derechos humanos de las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y las no binarias, quienes son violentadas simplemente por ser quienes son y amar libremente.

Como sociedad, se ha aprendido lentamente no sólo a visibilizar a la comunidad, sino a respetarla, dándole el lugar que se merece y le ha sido negado.

La heterofobia es un discurso de ofdio contra la comunidad LGBTTTIQA. (Imagen:Twitter)

La ‘heterofobia’ es un nuevo discurso de odio

Pese al avance en materia de derechos, hay colectivos que se sienten amenazados ante este cambio. Inclusive han llegado a decir que se ha desarrollado la “heterofobia”, es decir, el discurso de odio en contra de las personas heterosexuales y monógamas. Por tanto, buscan ‘recuperar’ los espacios seguros que jamás les han sido arrebatados mediante, a que no lo adivinan, discurso de odio.

La heterosexualidad más que una orientación sexual se ha cimentado como una norma que rige la vida en una sociedad patriarcal: la heteronorma. Es decir, se ha enseñado que el matrimonio sólo es derecho de una mujer y hombres biológicos quienes viven en la monogamia y tienen hijos, que a su vez, repetirán este patrón.

Claro está que si en algún momento se quieren mover las piezas de ese tablero, las consecuencias no se hacen esperar. En este sentido, las personas homofóbicas no pueden ver más allá de los privilegios que les han sido otorgados:

  • Visibilidad pública y seguridad
  • Derecho al matrimonio
  • Derecho a la crianza
  • Espacios seguros de recreación
  • Educación y salud

Inclusive definen y validan los parámetros de la discriminación que se comete en contra de los demás. De esa manera, tienen la oportunidad de invalidar los sentimientos, dignidad y valía de los demás: la comunidad LGBTTTTIQA, mujeres y niños.

No conforme con ello, también anulan cada forma de protesta que la comunidad quiera realizar: se quejan de la Marca del Orgullo, de las protestas públicas y, ahora, dicen que la actividad política que les permite tener una vida más digna, atenta contra su vida y la de las futuras generaciones.

Por ello, ahora que la comunidad gay ha ganado visibilidad pública y política, la heteronorma busca meterla de nuevo en el clóset. Dicen que pueden pervertir con su ejemplo a los niños, que son promiscuos. Argumentan que su visibilidad le resta espacios seguros  y en nombre de la supuesta “ciencia, sentido común y la religión” pretenden arrebatarle lo ganado a la comunidad gay. Un ejemplo muy claro fue la manta que colocó la organización ConFamilia.

ConFamilia es una organización que dice estar a favor de la familia, el ‘matrimonio natural’ y el derecho de niñas y niños a tener tanto un padre como una madre. De tal manera, convocaron mediante sus redes sociales a manifestarse contra la ‘heterofobia’, en este sentido, planteaban que la comunidad LGBTTTIQA no sólo pide respeto, sino que implementan una “dictadura ideológica, ya que que difunde un discurso de odio contra quienes no están de acuerdo con ellos”.

Por décadas, la comunidad LGBT denunció lenguaje, acciones y políticas que, éstas sí, atacaban su integridad física, emocional y legal, a estas acciones las nombraron “homofobia”. Resulta por lo menos irónico que un grupo reaccionario se haya apropiado de los giros lingüísticos de una comunidad vulnerada para atacarla.

ConFamilia se pronuncia contra la comunidad LGBTTTIQA y pide un Día Internacional Contra la Heterofobia. (Imagen:Twitter)

Se define como la primera asociación de familias en México de carácter ‘pluri-religioso’ y ‘sin ningún compromiso partidario’. Ésta surgió como respuesta a  la conmemoración del Día Internacional de Lucha Contra la Homofobia y, posteriormente, se reafirmó cuando AMLO instauró el Día Nacional de Lucha Contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia en la CDMX. (Vía: Desastre)

Manta colocada por ConFamilia . (Imagen:Twitter)

ConFamilia está relacionada con el Frente Nacional por la Familia, asociación que se formó en el 2016 en contra de los matrimonios igualitarios, la adopción homoparental y los temas relacionado con la diversidad de género. No es una sorpresa que tenga nexos con diversos sectores católicos y cristianos.

Cada vez que una comunidad, raza o colectivo pelea por sus derechos, hay un movimiento en reacción que quiere eliminarlo, o ¿acaso no sucede lo mismo con el feminismo?, ¿no pasó con las Panteras Negras?

La manta colgó del puente vehicular  en la avenida Revolución durante un par de horas y,  después, fue retirada debido a las denuncias ciudadanas. Lo que colgaba no era una simple manta, sino un discurso contra la integridad y derechos no sólo de la comunidad LGBT, sino de la sociedad completa.