Trump firma orden para ‘mantener familias unidas’… en la cárcel, tras decir que no podía hacer nada

Donald Trump, luego de casi una semana de decir hasta el cansancio que “no podía hacer nada” por las familias migrantes que están siendo separadas por sus órdenes directas (de acuerdo a Stephen Miller y Jeff Sessions), finalmente firmó una orden ejecutiva que, sí, mantiene unidas a las familias, pero en la cárcel.

Firmada apenas hace unas horas, esta orden ejecutiva, titulada: “Permitiéndole al Congreso la oportunidad de solucionar la separación familiar” (título condescendiente y avienta bolita como el que más), en realidad no soluciona nada y, más bien, genera vacíos legales que podrían ser utilizados hasta el cansancio por las mismas autoridades migratorias que generaron esta crisis.

Con más de dos mil niños separados de sus familias, esta orden no toma medidas para reunirlos con sus padres, ya sea que hayan sido deportados o estén esperando solución diplomática a su situación migratoria.

De hecho, tampoco resuelve lo que podría pasar con las familias que sean detenidas en el futuro, pues su solución es encerrarlos a todos juntos “siempre que las condiciones lo permitan” y “hasta que se solucione su situación migratoria”.

Hasta la firma de esta orden ejecutiva, el gobierno estadounidense tenía 20 días para determinar la situación legal de los detenidos: o los deportaban o los ingresaban al sistema penal para procesarlos por cruzar la frontera sin documentos.

El Fiscal General enviará prontamente una petición a las cortes de distrito de California la petición para modificar el Acuerdo de Ubicación del caso Flores contra Sessions, CV 85-4544 (“Acuerdo Flores”), para que permita a la Secretaria [de Seguridad Interior] detener familias juntas hasta la conclusión de su proceso penal por la entrada ilegal en territorio estadounidense.” (Vía: Casa Blanca)

Ya que la orden ejecutiva elimina esa medida provisoria de forma ilegal (pues una orden ejecutiva no cambia leyes, sólo enfoca el cumplimiento o laxitud de las ya existentes) se le está pidiendo al Congreso o a las cortes eliminarlo.

Otra cosa que ordena Trump es que el Departamento de Defensa (o sea: las fuerzas armadas) la ‘facilitación’ o, en su caso, construcción, de instalaciones donde las familias puedan ser detenidas hasta “el cumplimiento” de su proceso legal.

Sí: campos de concentración administrados por el ejército sin supervisión alguna de organismos de derechos humanos.

El Departamento de Defensa tomará todas las medidas necesarias para proveer a la DHS las medidas necesarias, petición de por medio, para el alojamiento y cuidado de las familias ilegales y, de ser necesario, construirá dichas instalaciones de acuerdo a la ley. (Vía: Casa Blanca)

Trump y sus esbirros podrán decir que ‘ellos dieron el primer paso en la solución’… y sí, quizá, pero de un problema que ellos mismos crearon al ordenar políticas inhumanas e ilegales infundadas en ‘crisis’ falsas y estadísticas falaces.

Que le quede claro a todos: esto será vendido como victoria para Trump aún cuando él generó la crisis. Una crisis que todavía no se soluciona y no hay caminos legales, diplomáticos o jurídicos para resolverlos.