¿Qué pasó hoy en la garita de San Ysidro?

Lo que comenzó como una protesta pacífica de los integrantes del Éxodo Centroamericano frente a la garita de San Ysidro, en la frontera de los Estados Unidos y México, terminó en caos y cientos de disparos de gases lacrimógenos y balas de gas contra los manifestantes: muchos de ellos, familias y niños pequeños.

Han pasado dos semanas desde que el contingente principal del Éxodo Centroamericano comenzó a llegar a Tijuana. Su llegada generó reacciones contrastantes entre la población: cientos se han acercado a ayudar, a compartir alimentos y hasta a ofrecer trabajo a los ya casi 7 mil refugiados que viven en el albergue temporal instalado en el deportivo Benito Juárez, situado (como una broma cruel) a unos metros de la frontera con Estados Unidos.

Conforme pasan los días, la tensión crece dentro del albergue y fuera. Mientras los miembros del Éxodo se organizan para saber cuál es el siguiente paso que deberían de tomar en conjunto; afuera, los ánimos de cientos de tijuanenses se han reflejado en marchas xenófobas, inspiradas en parte por los primeros dichos del presidente municipal, el panista Juan Manuel Gastelum, cuando llegó el Éxodo.

Más que caravana, los migrantes centroamericanos están en éxodo

Esta mañana, un grupo de cerca de dos mil refugiados se encaminaron hacia la garita central de San Ysidro, el cruce migratorio más transitado del mundo, en una manifestación pacífica para presionar a los gobiernos mexicano y estadounidense para acelerar sus peticiones de asilo en cualquiera de los dos lados de la frontera.

Con banderas de México y Honduras hechas a mano al frente, la protesta se enfrentó primero con un destacamento de la Policía Federal que les impedía acercarse a la garita del lado mexicano, pero no opusieron resistencia y pudieron cruzar y presentarse en la garita y en sus alrededores. (Vía: AP)

De acuerdo a múltiples medios locales, cuando un par de decenas de centroamericanos intentaron cruzar a los Estados Unidos por la barda que separa los dos países o a través de la confusión en la garita, elementos de la Customs & Border Patrol (CBP) y el Ejército de los Estados Unidos dispararon balas de goma y latas de gas lacrimógeno contra la multitud, ubicada todavía en México.

Sí, contra todo derecho internacional y acuerdos bilaterales y multilaterales firmados por los dos países, fuerzas policiacas estadounidenses ejercieron fuerza no letal (pero fuerza policiaca de todas formas) en territorio mexicano. De acuerdo a reportes, helicópteros de la CBP y del ejército estadounidense también incursionaron en territorio nacional. Hasta el momento, ni la Secretaría de Relaciones Exteriores ni la de la Defensa Nacional han hecho declaraciones sobre lo ocurrido.

La dependencia federal que sí declaró fue la de Gobernación, que avisó que investigarán, capturarán y deportaran a los refugiados que hubieran intentado entrar en Estados Unidos y fracasado en su intento.

El gas lanzado por CBP y el ejército estadounidense para frenar los intentos de unos cuantos, se dispersó por las corrientes de viento hacia los cientos de centroamericanos que no estaban cerca y que habían continuado con su manifestación pacífica.

Mensajes de CBP San Diego tras manifestaciones en la garita
Mensajes de CBP San Diego tras manifestaciones en la garita

De la reacción de las autoridades fronterizas estadounidenses, el comunicado de la Segob simplemente se desestimó la grave violación de la soberanía nacional:

“Respecto a la reacción de las autoridades norteamericanas para rechazar el ingreso de los centroamericanos a su territorio, esta dependencia afirma que no se reportan heridos por arma de fuego. (Vía: Segob)

Mientras que todavía no se sabe si hay o no un acuerdo tras bambalinas entre los gobiernos estadounidense y mexicano sobre migración y asilo, pareciera que los dos gobiernos, eso sí, trabajan de formas muy similares para violar los derechos de asilo de miles de refugiados.

Por: Redacción PA.