¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué es tan polémica la declaración de Jesusa Rodríguez y las carnitas?

Para empezar, ni siquiera tenemos forma de saber la fecha exacta de la llegada de Cortés a México
Polémica por declaración de Jesusa Rodríguez y carnitas

Hace un par de días, la senadora por Morena, Jesusa Rodríguez, subió a sus redes un video en el que, además de rememorar la supuesta fecha exacta de la llegada de Cortés a México, ¿le echó la culpa a todos los que comen tacos de carnitas de la caída de Tenochtitlán?

En la redacción de Plumas Atómicas hemos visto ya este video cerca de 5, 428 veces, seguimos repitiendo fragmentos y continuamos preguntándonos muchas cosas que, justamente, vamos a enlistarte, sobre el video de Jesusa, revisando punto por punto lo que dijo.

  • ¿Se puede saber exactamente la fecha de llegada de Cortés a las costas de Veracruz?

Mmh, no. A pesar de los diarios que el mismo Cortés mandaba a la Corona española, los múltiples testimonios, tanto de conquistadores como de conquistados, difieren, los calendarios se han modificado y no hay forma de tener tanta certeza de la llegada de las tropas de Cortés haya sido exactamente el 14 de marzo de 1519. La fecha se colocó arbitrariamente, como se ha hecho con cientos de festejos, cumpleaños y funerales.

Ilustración de llegada de Cortés a México

  • ¿La cultura precolombina es “nuestra” cultura?

Aquí viene un tema espinoso. La senadora Rodríguez dice que con la conquista, la religión católica fue impuesta a “sangre y fuego, impuesta por fanáticos religiosos que venían a depredar nuestro territorio y nuestra cultura”.

Hay que dejar algo claro: la cultura e identidad mexicana es producto del mestizaje (sí, violento las más de las veces), hablamos español, tenemos un sistema político surgido de la tradición legislativa europea y la mayoría de la población se dice católica; pero también en el lenguaje y la cultura, en la pigmentocracia y las políticas discriminatorias hemos dejado en claro que hay mestizaje “correcto” y mestizaje “incorrecto”.

Si nos referimos a “nuestra” cultura como la que existía antes de la Conquista, realizamos un doble ejercicio negacionista: ese mundo ya no existe (justamente lo mató la Conquista) y, al revivirlo, cancelamos la actual situación, cultura y cosmovisión de las comunidades indígenas en México. Vaya, se idealiza al indígena muerto para ignorar al vivo.

Sí, “sigue viva” la raíz indígena, como continuó Jesusa, pero no es la misma que hace 500 años recibió a Cortés en Veracruz; si no, que le pregunten al EZLN, por ejemplo.

  • Ahora sí lo pesado: los tacos de carnitas y la “dieta violenta”

Jesusa menciona que los españoles trajeron consigo una “dieta violenta”, un término utilizado frecuentemente por el activismo vegano a las dietas basadas en la proteína animal. Lo cierto es que los pueblos precolombinos sí comían carne (guajolote, conejo, faisán, venado, pato), pero en muy poca cantidad, como, de hecho, ocurría en toda Europa en la época de Cortés.

La carne no es un producto generalizado en la historia humana sino hasta la explosión tecnológica que permitió la producción masiva de carne.

Cuando la senadora dice que a la caída de Tenochtitlan se comieron “los primeros tacos de carnitas”, quizá hace referencia a un fragmento de la Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo, en donde el cronista dice que sí, se comieron dos cerdos como festejo de la victoria (de la mano de los tlaxcaltecas y otros aliados, antes bajo dominio mexica).

Fragmento de la Verdadera Historia, donde se narra lo comentado por la senadora

Sin embargo, lo que dice después y con lo que cierra el video, nos hace rascarnos (y mucho) la cabeza: “Recuerda que cada vez que comas tacos de carnitas, estás festejando la caída de la gran Tenochtitlán”. Aquí sí vamos por pasos.

¿De verdad se vale culpar a los individuos por un hecho histórico, o señalar responsabilidad estructural de cada persona por un condicionamiento cultural? Comemos carne, y carne de cerdo específicamente, por una conducta social que aprendemos de nuestro entorno, de la misma manera en que los hindúes no comen carne de res o los musulmanes y judíos no comen cerdo.

Justo por eso, porque es una conducta social, es tan difícil, por ejemplo, transicionar al vegetarianismo o al veganismo en una sociedad occidental. El argumento de Jesusa Rodríguez no sólo es falaz, sino que responsabiliza a quienes se comen un taco de carnitas de hechos históricos que no tienen nada que ver con ellos.

  • Finalmente, ¿quiúbole con la comunicación en la 4T?

Ya para terminar, si algo ha sido un problema constante para el nuevo gobierno en todos los niveles y en todos los poderes ha sido la comunicación: cada uno de sus agentes es autoridad, vocero y CM de sus propias políticas y constantemente chocan y se contradicen.

Pasó con las estancias infantiles, con las denuncias de recortes de personal en varias dependencias y seguirá pasando siempre que, como partido en el poder, no desarrolle una estrategia coordinada de comunicación e información.

En medio de crisis de comunicación, ¿era necesario el video de Jesusa Rodríguez? No, definitivamente no, y ha dado pie a una ola de ataques contra ella poco originales e igualmente falaces.

La polémica de la semana no es sobre las carnitas, menos aún por Jesusa, es, otra vez, un problema de comunicación que nadie en la 4T ha podido resolver.