¿Por qué celebramos el Día del Abuelo el 28 de agosto?

A diferencia de otras festividades familiares, ésta no queda del todo claro de dónde viene, pero lo cierto es que la festejamos
Cuándo y por qué se celebra el Día del Abuelo

En México y al menos otros 25 países se celebra cada 28 de agosto el Día del Abuelo. A diferencia de otras fechas, el origen de este festejo no es del todo claro y las teorías van desde un santo hasta un coloquio de Gerontología.

Ejemplos de vida, madres y padres sustitutos, apoyo y fuentes de mil anécdotas, los abuelos son, para muchos, parte central de su formación.

Aunque creemos que todos los días deberían de ser suyos, sólo se les da uno al año (oficialmente): el día de las Abuelas y Abuelos, todos los 28 de agosto.

La razón de la festividad tiene muchas teorías que, si bien no son contradictorias, no dejan determinar con exactitud por qué se decidió en ese día.

La más vieja es la vinculación con el santoral católico: ya que los principales países que festejan el día son latinoamericanos con una amplia tradición católica, se le vincula con el 26 de agosto, la fiesta de San Joaquín y Santa Ana, padres de María y, por tanto, abuelos de Jesús.

Una versión un tanto diferente es que es el 28 porque es el santoral de San Agustín de Hipona, doctor de la Iglesia.

San Agustín de Hipona, viendo todas las veces que le diste el avión a tus abuelos.

En historias más locales, hay quien dice que el festejo tuvo su origen en el interinato de Abelardo Rodríguez, entre 1932 y 1934, y el Día fue ratificado por Lázaro Cárdenas… Aunque las fechas no coinciden.

Otra historia diferente cuenta que todo inició en 1957, cuando ocurrió en México el Congreso Panamericano de Gerontología y que fue idea de un doctor colombiano, Guillermo Marroquín Sánchez, el festejar (sepa por qué) el 28 de agosto a los agüelos.

Más allá de la fecha y la historia detrás, no hay que olvidar que en México, si bien tu abuelita o tu abuelito son amados por ti y tu familia, millones están en abandono y viven en pobreza.

Y eso es culpa de todos nosotros.

Con información de Milenio