¿Qué hay detrás de los linchamientos en CDMX?

El pasado jueves 17 de agosto circuló una imagen por redes sociales donde se aprecia un biombo blanco que impide ver el cuerpo de un presunto ladrón de 22 años. Presuntamente, el joven se dedicaba a robar en la Central de Abasto y por esa razón fue linchado por locatarios que lo golpearon hasta provocarle la muerte. 

Hace más de un mes, se viralizó un video en donde un grupo de hombres que, apodados como ‘justicieros de Santa Julia’, tenían sometido a un hombre con el rostro golpeado y con restos de sangre.

Esto me pasó por robar la Ruta 28 y esto les va a pasar a los que se pasen de verga […] Me agarraron a mí por andar robando en las micros, ajá, y espero que el Grillo y el Moreno vean esto para que ya no sigan robando aquí en Santa Julia ¿ok?”, expresa el hombre con dificultad.

 

Presuntos justicieros

Un estudio sobre esta situación indica que cada año ocurren un promedio de 13.6 linchamientos en las regiones centro y sur del país y que posiblemente van en aumento, el estudio refiere a un lapso entre 1988 y 2014. Por otro lado, es posible rastrear que más vecinos y ciudadanos, cansados de la impunidad y el incremento de la delincuencia, deciden organizarse y tomar justicia por su propia cuenta.

La tasa de delincuencia crece un 10% anual: Observatorio Nacional Ciudadano 

Por ejemplo, en algunas colonias han colocado carteles en los que advierten “Si te agarramos te vamos a linchar”. Otros grupos como el de los presuntos justicieros realizan videos. En San Pedro Jajalpa, Ecatepec, al rededor de 300 colonos se organizaron y repartieron silbatos, los cuales debían ser soplados al unísono para advertir algún peligro.

Si hay alguien sospechoso es un pitido. Si son dos es salir a hacer justicia. Queremos que con la organización se vaya la delincuencia“, expresó Graciela Ávalos, líder popular del municipio en un reportaje para Vice.

 

¿Qué provoca los linchamientos? 

Por un lado, está el incremento de la inseguridad y como resultado la percepción de que vivir en la ciudad no es seguro. Por otro, la falta de credulidad en las autoridades para impartir justicia pues, en la mayoría de los casos quienes participan del linchamiento argumentan que, llevarlo ante las autoridades es prácticamente dejarlo libre.  (Vía: Sin Embargo)

Es (resultado) la incapacidad del Estado para cumplir sus funciones y dejar, por tanto a los ciudadanos expuestos a la delincuencia. Expresa Juan Francisco Torres Landa, secretario general de la Fundación México Unido contra la Delincuencia en entrevista para el diario Univisión.

 

“Si te sorprendemos robando serás linchado”

Los linchamientos suelen tener como característica el anonimato, ya sea como los justicieros del barrio de Santa Julia quienes utilizan máscaras o, porque es una masa la que castiga al presunto delincuente. Si bien la Constitución prohíbe: la impartición de justicia por la propia mano, el linchamiento, como tal, no es un delito. 

El estudio mencionado anteriormente, fue realizado por los sociólogos Raúl Rodríguez Guillén y Norma Ilse Veloz Ávila, de la Universidad Autónoma Metropolitana, y se titula ‘Linchamientos en México: recuento de un periodo largo (1988-2014)’.

El documento también señala que el linchamiento tienen un carácter altamente violento y pasional que genera en los participantes el sentimiento compartido ‘del deber cumplido’.  (Vía: Univisión)

Los linchamientos son un tema complejo, acabar con la vida de una persona a partir de deshumanizarla siempre resultará en un acto cruel. Acabar con la vida de los delincuentes no acaba con la delincuencia.

ANUNCIO