Entre el mito y la historia: ¿Cómo fue la muerte de Hitler y qué pasó con su cuerpo?

Hace 75 años murió el líder los nazis y hay muchas teorías de la conspiración al respecto
(Imagen: Wikicommons)

Der Führer, Adolf Hitler, dictador de Alemania y líder de los Nazis, encerrado en un refugio antiaéreo reformado —un búnker— consumió una cápsula de cianuro, luego se disparó con una pistola, el 30 de abril de 1945, cuando su Reich se derrumbaba sobre él. Hay quiénes han dudado de lo que pasó con Hitler, pero un estudio dental prueba qué pasó con él y con su cuerpo.

También te recomendamos: El judío que Adolf Hitler protegió

Los últimos días de Hitler

Hitler se había encerrado en su búnker el 16 de enero, después de decidir quedarse en Berlín para el último gran asedio de la Segunda Guerra Mundial. A casi 17 metros debajo de la cancillería, el refugio contenía 18 habitaciones pequeñas y era completamente autosuficiente, con su propio suministro de agua y electricidad.

Después de coninarse, sólo salió en raras ocasiones (una vez para decorar un escuadrón de la Juventud Hitleriana) y pasó la mayor parte de su tiempo administrando lo que quedaba de las defensas alemanas y entreteniendo a invitados como Hermann Goering, Heinrich Himmler y Joachim von Ribbentrop, prominentes figuras del partido Nazi. A su lado estaban Eva Braun, con quien se casó sólo dos días antes de su doble suicidio, y su perro, un alsaciano llamado Blondi.

Advertidos por los oficiales de que los rusos estaban a punto de llegar a la cancillería, fue instado a escapar a Berchtesgarden, un pequeño pueblo en los Alpes bávaros donde Hitler era dueño de una casa. Sin embargo el dictador eligió el suicidio.

¿En verdad se suicidó Hitler?

Se cree que tanto él como su esposa tragaron cápsulas de cianuro (que habían sido probadas por su eficacia en su perro “amado” y sus cachorros). Después, Hitler se disparó con su pistola de servicio.

Los cuerpos de Hitler y Eva fueron incinerados en el jardín de la cancillería por los sobrevivientes del búnker (según las órdenes de Der Fuhrer) y, según los informes, más tarde recuperados en parte por las tropas rusas. Un tribunal alemán finalmente declaró oficialmente a Hitler muerto, pero lo hizo hasta 1956.

(Imagen: Wikicommons)

Sin embargo, esto dio pie a las teorías de la conspiración, cómo la que dice que Hitler huyó a Argentina. Pero un estudio usó sus dientes para decirnos que fue de Hitler.

Los dientes nos revelan la verdad

En un estudio, unos científicos franceses analizaron fragmentos de los dientes de Adolf Hitler para demostrar que murió en 1945, después de tomar cianuro y pegarse un tiro en la cabeza. La investigación, publicada en el European Journal of Internal Medicine en mayo de 2018, busca poner fin a las teorías de conspiración sobre la muerte de Adolf Hitler a través del análisis científico de los dientes y el cráneo del dictador.

“Nuestro estudio demuestra que Hitler murió en 1945”, dijo el autor principal del estudio, Philippe Charlier. “Los dientes son auténticos, no hay duda posible”. (Vía: Phys.org)

Cráneo de Hitler (Imagen: Archivos Estatales de Rusia)

Aunque está ampliamente establecido que Hitler murió en su búnker en Berlín, abundan los rumores de su fuga. Su investigación demuestra que “no huyó a Argentina en un submarino, no está en una base oculta en la Antártida o en el lado oscuro de la luna”, dijo Charlier (Vía: Phys.org)

El servicio secreto de Rusia y los archivos estatales rusos dieron permiso a los investigadores para examinar un fragmento de cráneo y pedazos de sus dientes.

El pedazo de cráneo tenía un agujero en su lado izquierdo, consistente con una herida de bala, con carbonización negra alrededor de los bordes. Señalaron en el estudio, su forma parecía “totalmente comparable” a las radiografías del cráneo de Hitler tomadas un año antes de su muerte.

Los dientes de Hitler (Imagen: Archivos Estatales de Rusia)

Imágenes de los dientes publicados en el estudio muestran una mandíbula hecha principalmente de metal. “En el momento de su muerte”, escribieron en el informe, “Hitler tenía solo cuatro dientes restantes”. Los pocos son deformes, marrones en la base y salpicados de sarro blanco. (Vía: Phys.org)

El análisis corroboró las afirmaciones frecuentemente citadas de que Hitler era vegetariano, pero no pudo probar de manera concluyente si tomó cianuro antes del disparo. Los depósitos azulados en sus dientes postizos, escribieron los investigadores, sugieren una variedad de hipótesis diferentes: ¿tuvo lugar alguna reacción química entre sus dientes postizos y el cianuro en el momento de la muerte, durante su cremación o mientras los restos estaban enterrados?

“No sabíamos si había usado una ampolla de cianuro para suicidarse o si era una bala en la cabeza”. Es muy probable que sean ambos”, dijo Charlier. (Vía: Phys.org)

De cualquier manera, el estudio puede ayudar finalmente aseverar que Hitler sí acabó con su vida en un búnker.

Con información de Phys.org