Detienen a exfuncionario de Embajada de Estados Unidos en México por violación a 20 mujeres

Brian Jeffrey Raymond además grabó las violaciones que cometió durante su estancia en nuestro país
(Imagen: Cuartoscuro)

Un exfuncionario de la Embajada de Estados Unidos en México fue detenido luego de ser acusado de violación. Se cree que abusó sexualmente de más de 20 mujeres tanto en México como en Washington DC.

Violador serial

De acuerdo con The Daily Beast, Brian Jeffrey Raymond, quien fuera funcionario en la Embajada de Estados Unidos en México que presuntamente habría cometido violación en contra de por lo menos 23 mujeres, tanto en México como en Estados Unidos.

El modus operandi de Raymond consistía en contactar a mujeres en apps de citas, encontrarse con sus víctimas y drogarlas para posteriormente violarlas.

Evidencia en fotos y videos

Tras su detención en San Diego, a principios de octubre, los agentes incautaron el celular personal y del trabajo, así como su laptop y la cuenta de iCloud de Raymond.

Lo que encontraron fueron cientos de fotos y videos de mujeres desnudas e inconscientes que eran abusadas sexualmente tanto en la Ciudad de México como en el área metropolitana de Washington, D.C.

El historial de búsqueda de Raymond no ayudó en su caso. Según los investigadores, hubo registros en su computadora portátil para, entre otras cosas, “niña negra desmayada”, “sueño profundo”, “Valium y alcohol y desmayo”, entre otras.

Los agentes en Estados Unidos dijeron que encontraron evidencia de que Raymond intentó borrar sus dispositivos de evidencia incriminatoria después de que lo llamaron para una entrevista. No obstante,  pudieron reconstruir muchos de sus presuntos delitos.

En una serie de fotos y videos encontrados en el teléfono personal de Raymond, se puede ver la mano de un hombre quitando el sostén de una mujer inconsciente para exponer su seno.

En un video, se ve el pulgar del hombre abriendo el párpado, y se puede ver su mano bajando los shorts de la víctima. Se aprecian marcas rojas en ambas rodillas de la mujer.

Testimonio de una víctima de Raymond

La primera sospecha contra el exempleado de la Embajada de Estados Unidos fue en mayo de este año.

La policía de la Ciudad de México respondió a un reporte de una mujer desnuda que pedía ayuda en el balcón del apartamento de Raymond. Parecía estar intoxicada y sin poder sostenerse por sí misma en pie, por lo que de trasladada al hospital.

Al ser revisada, los doctores encontraron lesiones compatibles con la de la violación por “introducción de un objeto duro con bordes romos”. También presentó moretones en el antebrazo, codo, rodilla, así como una laceración en el interior de la mejilla.

La mujer no recordaba haber tenido ningún contacto físico o sexual con Raymond y no recordaba haber pedido ayuda desde el balcón, pero recordaba los incidentes previos.

Se conocieron vía Tinder, y tras una cita por un centro comercial de la ciudad, fueron al departamento de Raymond. Tras comer unos bocadillos y tomar vino, la mujer se desmayó.

El entonces empleado de la Embajada de los Estados Unidos aseguró a la policía que el encuentro fue consensuado. Sin embargo, para evitar cualquier cargo en su contra, partió al día siguiente a los Estados Unidos, apelando así a la inmunidad diplomática.

Tras estar en cuarentena en el norte del estado de Virginia, Raymond aceptó ser entrevistado por investigadores federales en la CDMX e insistió en que el sexo había sido consensuado.

Para entonces, había renunciado a su cargo en la Embajada de Estados Unidos y se había ido a San Diego a vivir con sus padres.

Fue entonces cuando le incautaron sus pertenencias y descubrieron la gravedad del caso.

Sin escapatoria

El memorando de detención del gobierno informa que Raymond participó activamente en al menos tres solicitudes de citas y propuso reuniones en persona a numerosas mujeres, y tuvo relaciones sexuales con al menos una de ellas en su casa hasta la fecha de su arresto.

El reporte de The Daily Beast afirma que la defensa del exempleado de la Embajada de Estados Unidos quiso usar la salud de su madre y el temor al COVID-19 para que saliera libre antes del juicio.

“Desde julio hasta la fecha de su arresto, el acusado participó activamente en al menos tres solicitudes de citas en las que propuso reuniones en persona a numerosas mujeres, y tuvo relaciones sexuales con al menos una de ellas en su casa. Además, el acusado ha visitado el gimnasio cubierto con regularidad mientras vivía con sus padres. Usando su conducta reciente como guía, el acusado no ha mostrado ningún comportamiento que indique un temor actual o preocupación por contraer COVID. Y, si su comportamiento pasado es un indicador, el acusado puede estar en mayor riesgo fuera de la prisión que dentro de ella,” cita el medio.

Por lo tanto, la fianza le fue negada y tampoco enfrentará el juicio en libertad. Los fiscales comprobaron que no tiene buena relación con su familia y que sólo fue un pretexto para intentar eludir a la justicia.

Raymond está encarcelado en San Diego a la espera de su sentencia.

Publicidad