¿Cuántas revoluciones han habido en México?

La Revolución Mexicana no fue la única en la historia de nuestro país
(Imagen: Wikicommons)

El 20 de noviembre se conmemora el 110 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana. Y si bien este hecho histórico es el único que conocemos de esta manera, no es la única revolución en la historia de nuestro país. Estas son las tres revoluciones de México.

Qué se entiende por Revolución

Como saben, una revolución es una alteración repentina —que suele ser violenta— que busca un cambio radical y profundo en las relaciones políticas, sociales y económicas.

Las revoluciones provocan cambios y agitaciones importantes, motivadas por la esperanza, el idealismo, los sueños de una sociedad equitativa y mejor. Buscan romper con el nuevo régimen, para dar paso a un nuevo orden. Y, tras una confrontación cruel y violenta, logran su objetivo.

Visto así, en la historia de nuestro país podemos identificar movimientos sociales que cumplen con estas características y que pueden ser consideradas como las tres revoluciones de México.

Revoluciones de México

Los historiadores consideran que las revoluciones mexicanas son: la Independencia, la Guerra de Reforma y la Revolución Mexicana.

Guerra de Independencia

México como nación surgió a partir de una revolución. Si bien el conflicto estalló hasta en 1810, las causas se fueron gestando durante el régimen virreinal.

Conforme pasaron los años, la insatisfacción ante la profunda diferencia social que existía, así como las condiciones económicas, culminaron en la Guerra de Independencia.

La lucha fue entre peninsulares que se aferraban en defender el régimen colonial (de tipo feudal) caduco contra criollos, mestizos, castas, indígenas y negros que buscaban crear algo nuevo a partir de las ideas de la revolución francesa y la Ilustración.

Precisamente por lo anterior se le considerar como una revolución. La Independencia, en sus 11 años de lucha, consiguió romper políticamente con España y buscó crear una nueva nación.

Y si bien se dieron reformar que buscaban terminar con el orden económico y social virreinal, una parte de su estructura prevaleció, lo que terminó por desembocar en la segunda revolución.

Revolución de Reforma

Como decíamos, ciertas estructuras virreinales prevalecieron en el México independiente. Por ejemplo, el monopolio de la Tierra y el peso de la Iglesia católica en la vida política, económica y social.

Las ideas liberales que empezaron a permear buscaban la libertad del comercio, una república democrática y representativa, que abogara a favor del derecho individuales como base de las sociedad y sus instituciones. Sus ideas estaban influencias por la Enciclopedia y la Ilustración,

Esto dio pie al conflicto entre los mencionados liberales y los conservadores, que eran considerados como los herederos de la colonia y sus privilegios.

El conflicto tuvo su momento más álgido durante el gobierno de Benito Juárez, cuando promulgó las Leyes de Reforma. El objetivo quitar la autoridad a la iglesia y darle al Estado la autoridad única. Para ello, desamortizaron los bienes eclesiásticos, aunque las tierras sólo cambiaron de dueño. E

Esto redujo la influencia de la iglesia católica en la economía y política del país, rompiendo con décadas de dicho orden. Sin embargo, el latifundismo religioso dio pie al latifundismo civil, que motivó la tercera revolución de México.

Revolución Mexicana

Sabemos bien que esta revolución inició como un movimiento para derrocar a Porfirio Díaz y terminar con su dictadura. Acabar con el establishment de las élites porfiristas y buscar un nuevo gobierno democrático en México.

No obstante, tras el exilio de Porfirio Díaz, este movimiento, que se extendió por todo el país, demostró que había otros motivos para tomar las armas y buscar un cambio.

Caudillos como Emiliano Zapata fueron el ejemplo del profundo malestar social que existía por la explotación latifundista y la precariedad en la que vivían los campesinos de México.

A pesar de la estabilidad a la que se llegó tras años de crueldad y violencia, para algunos, la Revolución Mexicana es un proceso inacabado, ya que, si bien se erosionaron las estructuras, estas no acabaron por romperse.

Publicidad