¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La Revolución Mexicana, ¿un conflicto inacabado?

La Revolución Mexicana es un proceso histórico, que, cuando se analizan sus causas y consecuencias, es un proceso inacabado.
(Imagen: INAH)

Como cada 20 de noviembre, en México se conmemora el inicio de lo que se conoce como la Revolución Mexicana. Cómo saben este fue un movimiento que se ha convertido en un mito mexicano del siglo XX. Fue un movimiento de grandes ideales, que, revisando sus causas y consecuencias, nos damos cuenta que la Revolución es un proceso inacabado que ha dejado muchos asuntos sin resolver.

También te recomendamos: Conoce al coronel trans de la Revolución Mexicana

¿Qué es una Revolución?

Revolución, en las ciencias sociales y políticas, es una alteración mayor, repentina y, por lo tanto, típicamente violenta en el gobierno y en las asociaciones y estructuras relacionadas. El término se usa por analogía en expresiones como la Revolución Industrial, donde se refiere a un cambio radical y profundo en las relaciones económicas y las condiciones tecnológicas.

(Imagen: Archivo Casasola)

Las revoluciones varían en sus motivos y sus objetivos. Algunos, como la Revolución Americana, buscan derrocar y reemplazar el orden político. Otros, como las revoluciones rusa y china, también buscan un cambio social y económico radical.

Sin embargo, las revoluciones comparten características comunes. Una es que se mueven rápidamente. En poco tiempo, a menudo solo unos pocos años, una revolución puede provocar cambios y agitaciones importantes.

(Imagen: INAH)

La mayoría de las revoluciones son impulsadas por personas y grupos inspirados por la esperanza, el idealismo y los sueños de una sociedad mejor. Estos revolucionarios intentan cambiar o derrocar el viejo orden mientras el viejo se esfuerza por mantener su poder. Los resultados son confrontación, conflicto, interrupción y división, que pueden conducir a la guerra, la violencia y el sufrimiento humano.

Finalmente, los revolucionarios emergen triunfantes y comienzan a tratar de crear una sociedad mejor. En la mayoría de los casos, esto resulta mucho más difícil de lo que habían previsto… cómo es el caso de la Revolución Mexicana.

Causas y consecuencias de la Revolución Mexicana

Es bien sabido que la Revolución Mexicana inició como un movimiento para derrocar al dictador Porfirio Díaz y al establishment que había impuesto durante su largo mandato. Al romper su promesa de no reelegirse, Francisco I. Madero encabezó el levantamiento que inició el 20 de noviembre de 1910.

Este movimiento se expandió rápidamente por todo México, desembocando en el exilio de Díaz y que Madero resultara electo presidente en las nuevas lecciones. Sin embargo, las muchas internas y divisiones ideológicas de las distintas facciones revolucionarias terminaron por provocar un golpe de estado encabezado por Victoriano Huerta, en el que Madero perdería la vida.

(Imagen: INAH)

Esto, provocó que los caudillos se rebelaran contra Huerta, que fue considerado un traidor. Fue Venustiano Carranza quien comenzó con los discursos de vincular su gobierno con la Revolución. Una postura que luego adoptarían personajes como Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, quiene no dudarían en afirmar y asumir su rol como herederos de la Revolución.

Carranza trató de conciliar con los caudillos, pero tanto Zapata como Villa fueron derrotados. Cómo el propio Carranza y su sucesor, Álvaro Obregón. Fue Calles quien  dio los primeros pasos hacía la era de las instituciones. Para algunos, éste es el verdadero final de la Revolución Mexicana. Para otros, es el exilio de Calles durante el gobierno de Lázaro Cárdenas. Pero, para otros tantos, la revolución sigue estando inacabada.

Revolución Inacabada

Hemos de recordar que la propuesta que se impuso tras la conclusión del conflicto armado de la Revolución Mexicana fue la de los hombres del Norte sobre la de los  campesino del Sur. Esto terminó por determinar la economía de México durante los años 40s y 50s. Sin embargo, la estabilidad económica y el crecimiento no eran las únicas aspiraciones ideológicas de aquellos que  iniciaron el movimiento.

(Imagen: Archivo Casasola)

Porque, una Revolución implica un rompimiento con el modelo anterior. Y en el caso mexicano, la Revolución tuvo como consecuencia el fortalecimiento del Estado. Un Estado intervencionista, cuyos representantes mantuvieron lazos con el pasado para mantenerse en el poder. No por nada surgió el Partido Nacional de la Revolución, el PNR, antecesor del PRI.

El control que mantuvo la dictadura partidista creo un marco político y social favorable para el crecimiento de la primera mitad de siglo, el “milagro mexicano”, pero que no fue capaz de dar real respuesta a crisis que se venían acarreando desde el porfiriato: la desigualdad, el desarrollo agrario, sin una real democracia, ni una renovación moral y mucho menos la participación ciudadana.

Es por eso que se suele decir que la Revolución Mexicana es un proceso inacabado, ya que, a pesar de una erosión de estructuras, estas no se han roto y se ha seguido aferrado que provocó que Madero y compañía tomarán las armas hace casi 100 años.