¿Cómo el COVID-19 cambió las campañas en Estados Unidos?

Aunque el Coronavirus cambió al mundo, no frenó el evento político más importante del año: las elecciones presidenciales de Estados Unidos
El COVID-19 cambió las campañas electorales por la presidencia de Estados Unidos. Foto: CNN en Español

El Coronavirus cambió al mundo: la forma en la que trabajamos, cómo nos desplazamos y cómo convivimos. Aunque el nuevo virus no frenó las campañas en Estados Unidos, ni las elecciones presidenciales, el evento político más importante del 2020, sí obligó a que, en esta ocasión, fueran diferentes. 

No hubo abrazos, ni apretones de mano, ni besos a bebés. A diferencia de los mítines masivos que vimos en 2008, 2012 y 2016, en esta ocasión, el riesgo de contagios de COVID-19 obligó a los candidatos a enfocar sus campañas en los medios de comunicación.

Ante esta situación, muchos consideran que con su personalidad protagónica y gran impacto en redes sociales, Trump sacó ventaja, ya que los reportes diarios que ofrece sobre la situación del Coronavirus en Estados Unidos le dan una alta exposición en televisión. Contrario a lo que pasa con Biden, un personaje con fuerza política, pero con menos visibilidad en redes.

Por otra parte, el hecho de que Estados Unidos se encuentre en el primer lugar mundial respecto al número de contagios -más de 6.9 millones- y muertes por COVID-19 – más  de 200 mil- son una oportunidad para que Biden critique la gestión de la pandemia por parte de la administración de Trump.

De hecho, mientras aumentaban los casos y muertes por COVID-19 en Estados Unidos, disminuía la aprobación del presidente Trump, que pasó de 53% en marzo a 45% en agosto. 

Otra situación imprevista fue el dramático incremento de personas desempleadas. Antes de la pandemia, el 3% de la población estadounidense no tenía empleo y en septiembre esta cifra se incrementó al 8%.

Los 25 millones de ciudadanos estadounidenses que no tienen trabajo representan un amplio sector de votantes, a quienes Trump y Biden han incluido en sus discursos de campaña.

Marginación de afroamericanos, tema en las campañas en Estados Unidos

Otro factor clave es que la mayoría de las personas que han muerto en Estados Unidos por COVID-19 eran afroamericanos. ¿La razón? Son la comunidad más marginada, con mayor porcentaje de desempleo y con menos acceso a atención médica.

A la evidente desigualdad que afecta a la población afroamericana se suma la histórica brutalidad policiaca. El asesinato de George Floyd en Minneapolis y los disparos por la espalda a Jacob Blake en Wisconsin originaron protestas anti-racistas que, incluso, han chocado con los simpatizantes de Trump.

¿Pueden posponerse las elecciones?

La decisión de posponer la elección presidencial recae en el Congreso, pero hay que decir que en la historia reciente de Estados Unidos, nunca lo ha hecho, incluso en circunstancias difíciles.

Por ejemplo, no canceló las elecciones de 1918, cuando la pandemia de Gripe Española terminó con la vida de casi 700 mil estadounidenses. Tampoco lo hizo en 2012 tras el paso del Huracán Sandy, y mientras más se acerca el día de la elección, más lejana es la posibilidad de que el Congreso posponga los comicios.

Las campañas de Trump y Biden siguieron su curso con medidas sanitarias, alejadas de las multitudes. Incluso tuvieron su primer debate el 29 de septiembre. Pero el  2 de octubre, a 32 días de la elección, el presidente Donald Trump anunció que dio positivo a la prueba de COVID-19.

Debido a su obesidad y sus 74 años de edad, Trump forma parte del grupo de personas con más riesgo: en Estados Unidos, ocho de cada 10 personas que murieron por COVID-19 tenían más de 65 años.

El voto por correo

Por lo pronto, el 3 de noviembre se mantiene como la fecha de la elección. Pero hay una manera saludable de votar, con la cual los estadounidenses pueden evitar largas filas y contacto interpersonal: el voto por correo. Cada uno de los 50 estados tiene sus reglas, pero en general, consiste en solicitar una boleta a domicilio, tacharla y enviarla de vuelta al Comité Electoral Federal. 

Aunque históricamente ha sido una forma efectiva de votar, Trump ha generado suspicacia, recortó el presupuesto del servicio postal estadounidense e, incluso, invitó a sus simpatizantes a votar dos veces: por correo y por las urnas, aunque esto es ilegal.

Con información de Noticieros Televisa.

Publicidad