Ante irregularidades en versión oficial, periodistas investigan asesinato de Miroslava Breach

A más de dos años de su muerte, el asesinato de Miroslava Breach sigue impune
Por irregularidades en versión oficial, periodistas investigan asesinato de Miroslava Breach

La periodista Miroslava Breach Velducea fue asesinada el 23 de marzo de 2017. Antes de su muerte, ella había publicado siete textos en los que ligaba a los políticos de Chihuahua con el crimen organizado. Aunque el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, asegurara que la investigación del asesinato sería un modelo para combatir la impunidad contra periodistas, hasta el momento persisten irregularidades en el caso. El Colectivo 23 de marzo, junto con instancias internacionales, busca aclarar estas fallas en la investigación oficial.

Mientras Breach esperaba a su hijo para llevarlo a la escuela, un hombre se acercó a la camioneta y disparó por el parabrisas y por la ventana del copiloto. Ocho disparos. Posteriormente, regresó por la banqueta en la que había venido y se dio a la fuga en un auto que lo esperaba a pocas cuadras.

Durante 2015 y 2017, Breach había publicado siete textos (columnas y reportajes) en los que ligaba al clan familiar Los Salazar (que trabajaban para el Cartel de Sinaloa) con la política del municipio de Chínipas. Especialmente a la suegra de Arturo Quintana, postulada como alcaldesa y a Juan Salazar Ochoa, precandidato a la alcaldía.

Después de la publicación, Breach recibió amenazas telefónicas en las que se negó a revelar a sus fuentes: “Que se meta conmigo, por eso yo firmé la nota. […] Diles que lo que ellos no tienen a mí me sobra. El silencio es complicidad“. (Vía: Proyecto Miroslava)

Actualmente sólo hay un detenido: “El Larry”, quien sería el autor intelectual del crimen. Su cómplice, Wilberth Jaciel Vega Villa, se encuentra prófugo. El sicario señalado por la fiscalía, Ramón Andrés Zabala, fue asesinado seis días antes de la detención de “El Larry”. Al Colectivo 23 de marzo le parece insuficiente esta detención, pues no se habla de la interferencia de políticos, especialmente a los que Breach había denunciado.

Los periodistas del colectivo, en colaboración con organizaciones internacionales como Forbidden Stories, Bellingcat y el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística, encontraron importantes irregularidades en la carpeta de investigación que llevó a la detención de “El Larry”.

Por ejemplo, en la carpeta se menciona la presencia de una cartulina colocada a metros del cuerpo. Sin embargo, su aparición pertenece a horas después del asesinato. En ella aparece un mensaje, del que se han encontrado tres distintas versiones. La oficial es: “Esto les pasará a toda la gente lengua suelta y llegadas al gobernador y voy por ti gober. Atte: El 80″.

Llama la atención, sin embargo, que la cartulina fuera encontrada enrollada, a varios metros del cuerpo y en un trayecto distinto al que hubiera seguido el sicario. Esta información es especialmente importante ya que “El Larry” fue detenido a partir de un estudio de grafología que lo ligaba con dicha cartulina.

A su vez, posteriormente se declaró que en las esquinas superiores de la cartulina aparecía la inscripción “Wa”. El Larry fue ligado a ellas ya que, según declaraciones del testigo “Cholungo”, a “El Larry” se le conocía como el “Wawa”. Sin embargo, “Cholungo” afirma que aunque escuchó el nombre por parte de su jefe, no podría afirmar que se refiriera directamente a “El Larry”.

Llama también la atención que, aunque el Fiscal General de Justicia cuenta con autonomía respecto al gobierno estatal, el gobernador, Javier Corral, haya participado activamente en el cateo donde se encontró el coche de fuga. En una entrevista con Carmen Aristegui realizada en 2018, Corral afirmó su participación en el cateo: “De hecho, yo estuve en el cateo, Carmen”.

Éstas son sólo algunas de las irregularidades presentes en el caso. El Colectivo 23 de marzo asegura que al negar las ligas a la narcopolítica, el asesinato seguirá impune.