A 10 años de la crisis económica de 2008: ¿qué salió mal?

Hace ya 10 años vivimos una de las peores crisis financiera de la historia, nunca antes habíamos visto un crack de esa magnitud, sobre todo por el tamaño y la interconexión de nuestro sistema económico, el cual prácticamente opera a una escala globalizada. Es decir, observamos que entre más grande y compleja es la economía, mayores son los riesgos y los efectos que tiene tiene, para bien o para mal, la operatividad del sistema.

Las primeras nubes de la tormenta

En mayor o menor grado, a todos nos afectó la crisis del 2008, pero transcurrida una década no todos tienen muy claro exactamente qué paso. Aquí te explicamos las circunstancias de esta crisis mundial. 

Lo que sucedió en 2008 fue un ejemplo de cuando lo improbable se vuelve probable, así como del punto ciego en la observación causado por el exceso de confianza, generando una distorsión sobre los riesgos latentes; de ahí que la crisis pareciera evidente solo después de que sucedió.

crisis 2008
Imagen: Especial

Para decirlo en términos de Nassim Teleb, la crisis de 2008 no fue otra cosa que la aparición de un cisne negro, derivado de las limitaciones en las observaciones relacionadas a riesgos extremos que generan eventos altamente improbables, dicho de otra forma, no se observó la complejidad del sistema económico.

¿Qué es un cisne negro?

Otras observaciones apuntaron, siguiendo al economista austriaco, Joseph Schumpeter, que el 2008 representa parte de los ciclos económicos del capitalismo. Recordemos que para Schumpeter, las crisis no son anomalías sino elementos fundamentales del sistema capitalista que son parte de la “destrucción creativa”, la cual no es otra cosa que periodos de innovación en la economía; de hecho, se cuenta que Schumpeter dijo a sus alumnos de Harvard en la década de los 30:

“Señores, están ustedes preocupados por la depresión; no deberían, porque para el capitalismo, la depresión es una buena ducha fría”. (Vía: El Mundo)

Pero, ¿qué pasó y cómo sucedió la crisis de 2008?

Básicamente, la crisis de 2008 fue una burbuja que reventó, la causa de esta distorsión está relacionada a la política monetaria de Estados Unidos aplicada después de la crisis de las empresas tecnológicas llamada “dotcom y de los ataques terroristas del 11 de septiembre, en donde se redujeron las tasas de interés a niveles históricos con el fin de impulsar de nuevo la economía.

Esto produjo en el mediano plazo que los bancos y las instituciones financieras aumentaran su liquidez y empezaran a reducir los requisitos para otorgar créditos, sin visualizar los posibles riesgos de estas medidas. (Vía: UAM)

wall street
Imagen: Especial

Muchos de los créditos otorgados fueron hipotecarios, muchos de ellos no tuvieron el respaldo adecuado, ya que se especuló que la tendencia de la economía iba a ser la misma, es decir, no se tomaron en cuenta factores de riesgo y pensaron que la liquidez en el sistema iba a permanecer por mucho tiempo.

Estos créditos posteriormente fueron empaquetados y vendidos al mercado de derivados parta ser bursatilizados en los mercados de Europa y Asia. (Vía: UAM)

Por otro lado, la política monetaria de tasas de interés bajas, produjo que el sistema económico tendiera hacia el consumo y no hacia el ahorro. Recordemos que cuando las tasas de interés bajan, se busca incentivar la economía de consumo, mientras que cuando suben, se busca fomentar el ahorro; ya que básicamente la tasa de interés establece el precio del dinero.

Suben los salarios pero Banxico subirá la tasa de interés

En ese sentido, las bajas tasas de interés fijadas desde 2001 en Estados Unidos, tuvieron un efecto negativo sobre el ahorro, ya que de 2000 a 2007 el promedio de ahorro personal pasó de 5.2 a 1.5% de los ingresos. Este clima de confianza produjo que los consumidores adquirieran bienes y servicios por encima de su verdadera capacidad de pago.

Como sabemos, esta burbuja reventó en el mes de septiembre de 2008, el efecto en cadena comenzó en el mercado inmobiliario de los Estados Unidos, ya que los precios de los bienes inmobiliarios comenzaron a disminuir y, por otra parte aumentó la morosidad en los pagos de las hipotecas llamadas subprime (de alto riesgo), las cuales llegaron a estar por encima del 20%. (Vía: Business Insider)

crisis hipotecaria
Imagen: Especial

A raíz de la bursatilización de las hipotecas en los mercados de derivados de todo el mundo, se pasó de un problema en un sector de la economía a una crisis en el sistema financiero. (Vía: Expansión)

El crack en el sistema financiero se dio por una característica particular de los intermediarios: estaban sumamente “apalancados”, es decir, operaban con poco capital en relación a su deuda o dicho de otra manera, funcionaban con dinero prestado.

Cuando una empresa está “apalancada” es como si tú vivieras los últimos tres días del mes pagando todo con tu tarjeta y solo pagando el metro con tu efectivo, especulando que el día 1 te depositan y puedes pagar tu deuda. Pero el riego es considerable: puede que el siguiente mes no te pague o no te renueven contrato laboral.

Pero esto es un apalancamiento relativamente sano y seguro; un caso extremo sería que llegaras a pagar tu renta adelantada y toda tu despensa con dinero que aún no tienes. ¿Qué pasa si nunca llega este dinero que aún no recibes y ya tiene destinatario? Esto precisamente pasó en Wall Street con hipotecas que valían millones de dólares. 

crisis 2008 _NYSE
Imagen: Especial

De tal forma, las mermas derivadas de las pérdidas en los créditos hipotecarios acabaron por consumir su capital, lo que produjo que aumentaran su apalancamiento, haciendo mucho más grande la bola de nieve. (Vía: BMV)

De tal forma, la crisis hipotecaria evidenció que el sistema financiero llevaba años operando con altos índices de riesgo que produjeron una burbuja, cuya latencia acabó por volverse manifiesta en forma de una crisis económica.

El gobierno estadounidense va al rescate

La crisis financiera se produjo el 15 de septiembre, cuando, Lehmann Brothers, el cuarto banco de inversiones más grande de Estados Unidos, se declaró en bancarrota. En ese momento el gobierno de Estados Unidos se negó a intervenir, argumentando que una medida tal haría que los bancos reclamaran siempre el apoyo del Estado. Sin embargo, al día siguiente optan por el rescate de la aseguradora AIG, que se declara también en banca rota. (Vía: BBC)

La razón de rescatar a AIG y no a Lehman Brothers, fue que un colapso de la aseguradora implicaba mayores riesgos para la economía. Días después se anunció la “Ley de Estabilización Económica de Emergencia de 2008“. Esta ley tuvo la finalidad de otorgar recursos a los bancos para deshacerse de créditos impagables, para esto se presupuestaron más de 700 mil millones de dólares, volviéndose el rescate financiero más grande de la historia. (Vía: BBC)

Lehman brothers
Imagen: Especial

Los recursos destinados para el rescate fueron otorgados de manera condicional, por ejemplo, AIG tuvo que entregar al gobierno federal de Estados Unidos el 80% de la empresa hasta que la deuda fuese saldada. Asimismo, terminaron con una era de Wall Street, volviendo a los bancos de inversiones, holdings bancarios, esto para evitar que los dos bancos de inversiones más grandes, Goldman Sachs y Morgan Stanley, colapsaran igual que Lehman Brothers. (Vía: WSJ)

Como sabemos, esto generó una reacción en cadena en prácticamente todos los mercados del mundo, generando una parálisis en las economías, las cuales reaccionaron hasta el 9 de marzo del año siguiente cuando el índice Dow Jones mostró signos de recuperación, es hasta agosto de 2009 cuando Alemania y Francia anuncian crecimiento positivo.

Esta crisis produjo que en solo un trimestre, el PIB de Estados Unidos se contrajera 6.4% respecto al trimestre anterior. Miles de personas perdieron su casa o sus negocios. En el caso de México esta crisis implicó una contracción de nuestra economía de poco más de 6 puntos del PIB. (Vía: Banco Mundial)

PIB méxico EU
Imagen: Banco Mundial

Esta clase de fracasos no siempre son previsibles; pasada la tormenta, pareciera que los signos estaban a la vista de todos, pero no es así. Es extremadamente fácil ignorar las primeras nubes de la tormenta, mientras el sol aún está soleado. 

Por: Redacción PA.