Kraftwerk es una de las bandas más influyentes de la historia

La muerte de Florian Schneider nos hace reflexionar sobre la importancia de Kraftwerk en la historia de la música del siglo XX
(Imagen: Wikicommons)

Florian Schneider, uno de los miembros fundadores del grupo alemán Kraftwerk, que cambió el sonido de la música pop para siempre, murió a los 73 años de cáncer.

La triste noticia de la muerte de Schneider nos hace reflexionar sobre el impacto que tuvo Kraftwerk en la música del siglo XX, lo que convierte a estos alemanes en una de las bandas más influyentes de la historia.

También te recomendamos: Nina Simone, la artista que convirtió en música un movimiento

El rock y el pop de la década de 1970 estuvo fuertemente influenciado por la guitarra eléctrica y virtuosos como Jimmy Page de Led Zeppelin y Ritchie Blackmore de Deep Purple. Kraftwerk tomó un camino radicalmente diferente con su música, utilizando sonidos puramente electrónicos producidos con sintetizadores y máquinas de ritmo, algunos de los cuales la banda construyó ellos mismos. Combinaron estos sonidos con melodías muy básicas.

(Imagen: Wikicommons)

Kraftwerk desafió el culto de los héroes de la guitarra con el concepto de “máquina humana”, en última instancia, incluso reemplazó a los miembros de la banda con robots en los conciertos. Kraftwerk ató la imagen de una banda de pop a los principios del arte moderno. Una vanguardia musical nunca antes vista.

Los inicios de Kraftwerk

Kraftwerk comenzó con dos estudiantes de pelo largo, Ralf Hütter y Florian Schneider, que se conocieron en Dusseldorf, en la entonces Alemania Occidental en 1969.

Hütter y Schneider intentaban crear una nueva Alemania. Nacidos en 1946 y 1947 respectivamente, ambos eran hijos de padres de clase media alta, alemanes occidentales de posguerra. Kraftwerk trató de reiniciar una cultura de vanguardia alemana de antes de la guerra que fue cortada en su mejor momento por los nazis. La banda utilizó las herramientas de un mundo en rápida modernización.

El nombre de Kraftwerk, que en alemán significa “planta de energía”, fue elegido en medio de protestas contra la construcción de una central nuclear a una hora de Dusseldorf.  La planta nunca se construyó, pero esto nos habla de una banda influenciada por lo que pasaba en su vida cotidiana.

Industrielle Volksmusik y Autobahn

Ralf Hütter describió repetidamente la música de Kraftwerk como Industrielle Volksmusik. La traducción literal de la frase como música folk industrial, que hace referencia a la región altamente industrializada de Rhein-Ruhr en la que crecieron Hütter y Schneider. En otras palabras, se refiere a una civilización moderna basada en la tecnología, la fabricación y el uso de máquinas. Esto implica además una asociación con la noción moderna de que el ruido puede ser hermoso.

Tras tres discos, llegó Autobahn en 1974. Llamado así por otro invento alemán: la red de autopistas sin peaje. Los sintetizadores de Kraftwerk imitaban ruido  del tráfico a alta velocidades y los cláxones. Este álbum fue todo un éxito.

“Fueron la primera banda en adoptar la tecnología moderna, no sólo en los instrumentos que tocaron, sino también en el tema de sus canciones,” asegura un artículo en The Spectator. “Hoy, la alienación urbana es un tema común en la música pop, y las cadencias mecánicas de Kraftwerk se han convertido en la banda sonora de nuestras vidas.”

(Imagen: Wikicommons)

Al poco tiempo, Wolfgang Flür y Karl Bartos se unieron a la banda en percusión electrónica, al igual que la nueva estética inteligente en el escenario. La música electrónica de repente tenía su versión de The Beatles, aunque su sonido era único en aquellos años dominados por el rock.

Computer World

Sin embargo, la música de Kraftwerk no celebran la modernidad sin cuestionar. Radio-Activity, de 1975, sugiere tanto el terror nuclear como el potencial de la comunicación por radio.Aunque también reflexiona cómo la tecnología está abierta al abuso. Canciones como Radio Stars examinan el culto a las celebridades y el descubrimiento de los púlsares. Kraftwerk reveló la sublime maravilla y el terror en el mundo moderno.

El tema del abuso de la tecnología lo tenemos en Computer World (1981), donde dejaron conocer su preocupación por las posibilidades de vigilancia de datos. Fue en los 80s cuando Kraftwerk creó el sonido de electro pop que definió la década y que terminó por influenciara inumerables bandas.

Legado

Tras Electric Cafe (1986), Kraftwerk pasó casi 20 años sin producir un nuevo disco. Tal vez  se deba a que Hütter no sea fan del internet: “Creo que está sobrevalorado. La información inteligente sigue siendo información inteligente y un desbordamiento de tonterías realmente no ayuda. En alemán, se llama Datenmüll: basura de datos.” (Vía:  Kraftwerk: Future Music from Germany)

O tal vez se deba a que Hütter y Schneider querían cuidar su legado lo más posible. La triste noticia de la muerte de Florian Schneider nos hace darnos cuenta que el legado de Kraftwerk es amplísimo, que su influencia sigue permeando y que dio inspiración y esperanza a muchas personas en el mundo. El simple hecho que muchos jóvenes se dieran cuenta que que podían crear música experimentando con sintetizadores baratos, sin tener que pasar años estudiando un instrumento implicó toda una revolución.

Florian Schneider perdió la batalla contra el cáncer (Imagen: Wikicommons)

Gracias a Kraftwerk tenemos a Depeche Mode, Ultravox, OMD o Rammstein. Su música inspiró a leyendas como David Bowie. Sus pistas fueron usadas por raperos y pioneros del hip hop y DJs. El post punk tampoco sería igual sin ellos.

Kraftwerk sigue siendo revolucionario porque le dio a la música moderna su pulso inicial.  Fueron pioneros en recordarnos los avances de la vida moderna. Volvieron música  el ruido moderno y el mundo nunca hubiera sido igual sin ellos.