El Departamento de Justicia de EEUU investiga al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, luego de que detectara que el político de origen panista habría realizado operaciones en Arizona, presuntamente relacionadas con lavado de dinero.

La cifra es de 3 millones 312 mil 175 dólares que Padrés supuestamente recibió de la empresa Procesos Automatizados de Manufactura S.A. de C.V., propiedad de Mario Humberto Aguirre Ibarra, lo que resulta sospechoso es que las empresas Confecciones Industriales S.A. de C.V. y No. 1 Sonora Aparel S.A. de C.V., también propiedad de Aguirre Ibarra, recibieran un contrato de 260 millones de pesos del Gobierno estatal por uniformes escolares, justo antes de dicho depósito.

Las autoridades mexicanas rastrearon a la empresa y detectaron transferencias ilegales hacia Estados Unidos y bancos holandeses.

Recordemos que en marzo, el diario The Wall Street Journal reveló que la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda investigaba a Miguel, el hermano de Padrés, ahora el asunto está en manos de la Dirección General de Control de Averiguaciones Previas de la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo de la PGR.

Encontraron varias operaciones con grandes sumas de dinero realizadas a través de las empresas Dolphinius CV’S y Tenerife CV’S, constituidas por los hermanitos en Países Bajos.