¿En verdad hay un problema con la pintura de Zapata afeminado?

La pintura de "La Revolución" ¿incomoda porque retrata la homosexualidad o la feminidad?
¿En verdad hay un problema con la pintura del Zapata afeminado?. (Imagen: Fabián Cháirez)

La pintura “La Revolución” del artista visual Fabián Cháirez en la que se retrata a Emiliano Zapata desnudo, en un fondo en tonos suaves, con un sombrero rosa y una actitud sensual ha despertado no sólo polémica sino misoginia y homofobia en diferentes sectores. La familia del general ha declarado que demandará tanto a Bellas Artes como al artista, pero ¿demandar por qué? 

También te recomendamos: Darío Larralde, la homofobia no es una opinión 

El arte es un automovimiento, es decir, se crea y existe por sí mismo, no le debe nada a la sociedad en la que es creado. Generalmente las obras que se deben al automovimiento nacen desde la perspectiva particular de la persona que lo crea.

Por ello, es una representación acerca del mundo y lo que habita en él o incluso sobre cosas que pudieran parecer imposibles. Tanto espectadores y creadores pueden repensar sus límites como persona a través de la obras ¿o no?

El Palacio de Bellas Artes presentó la pintura del artista chiapaneco Fabian Cháirez en la exposición Emiliano. Zapata después de Zapata. Esta exposición reúne poco más de 140 obras que muestran diferentes facetas de uno de los personajes más emblemáticos de la Revolución Mexicana.

La representación que realizó el pintor chiapaneco retó la masculinidad simbólica que reside en los héroes patrios. En mi opinión,  de manera valiente dejó de lado la postura rígida que suelen tener los retratos de los revolucionarios para mostrar a un zapata sensual que disfruta tanto de su cuerpo como de su desnudez.

También se atrevió a rodearlo de una atmósfera suave, íntima y cómplice. ¿Hay algo más retador que un hombre que se erotiza? ¿Algo más provocador que un ícono patrio que rechaza la imagen estoica y agresiva con la que lo han retratado a lo largo de la historia mexicana?

(Imagen: Fabián Cháirez)

Recordemos que México, aunque muchos no quieran aceptarlo, es un país con una gran carga machista y racista que nos ha acostumbrado a ver prototipos muy reducidos del hombre y la “hombría”. Pensemos en todos los personajes del Cine de Oro mexicano: hombres fuertes, toscos, agresivos que poco o nada expresan sobre su mundo interior.

¿Recuerdas alguna pintura, película, cómic o incluso novela en la que los hombres fueran retratados lejos de este espectro? Pues en esta pintura se hace, se va más allá de la masculinidad heterosexual y lo que ello conlleva.

Las reacciones en contra de esta representación han llegado a límites preocupantes, inclusive los descendientes de Emiliano Zapata han declarado que el cuadro es aberrante como si retratar a un hombre feminizado o relacionado con la cultura LGBTTT+ fuera denigrante

“Pues para nosotros como familia del general es una aberración, ¿a quién chingados se le ocurre comparar a nuestro general, a nuestro máximo líder revolucionario con ese personaje que pintan en ese cuadro?, definitivamente no estamos de acuerdo y ya lo manifestamos… de hecho ya hicimos declaraciones pertinentes y se está armando la demanda que le vamos a poner a las personas que están coludidos en todo esto contra quien resulte responsable porque aquí hay responsables y no nada más es uno, son varios“. (Vía: Twitter)

¿Por qué demandarían al Palacio de Bellas Artes o al artista? ¿Por presentar o crear una obra que cuestiona la masculinidad y su relación con la feminidad y la homosexualidad?  Se dice que la pintura denigra a un héroe de la Revolución, cuando la simple existencia del cuadro ya habla de una revolución ideológica que es muy necesaria en el país.

La verdadera revolución consistiría en replantearse la masculinidad simbólica que reside en pinturas, monumentos y personajes de nuestra patria. Aceptar que los hombres son seres sexuados, eróticos y multifacéticos tal vez nos permita crecer como sociedad.

Darle paso a masculinidades menos violentas, cuadradas y conocer a hombres integrales y libres en todas las expresiones. ¿Por qué es una ofensa?