¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

No, los videojuegos no son responsables de los tiroteos

El tiroteo de Torreón puso el foco en los videojuegos como los principales responsables
(Imagen: Shutterstock)

El viernes 10 de enero de 2019 ocurrió una tragedia en Torreón, Coahuila. Un alumno de 11 años disparó en contra de maestros y alumnos del Colegio Cervantes, antes de acabar con su propia vida. Se reportan al menos dos muertos y seis heridos (cinco menores y un adulto). El gobernador del estado, Miguel Ángel Riquelme, declaró que “al parecer el niño, influenciado por un videojuego, cometió los lamentables hechos”. Esto reabre el debate: ¿en verdad los videojuegos son los responsables de los tiroteos masivos?

También te recomendamos: Todo lo que sabemos del tiroteo de Torreón

El fiscal general de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, declaró que : “la vestimenta era de un juego, pero además también trae alguna leyenda en alguna de sus ropas, en alguna camiseta… relativo a un juego de esos”.

Esto de inmediato enfocó la atención de medios y del público general en los videojuegos, desviando la discusión de lo verdaderamente importante para poder entender el por qué ocurren estos trágicos incidentes: bullying, salud mental, acceso a armas de fuego, entorno  familiar y contexto del implicado.

Hay algo que tiene que quedar claro: los videojuegos han sido acusados erróneamente de todo tipo de comportamiento violento, incluidos los tiroteos en escuelas, como es el caso de Torreón. Esto ha motivado a que se realicen diversos estudios para probar la relación de estas conductas violentas con el uso y consumo de videojuegos con la violencia. Spoiler alert: no se pudo comprobar.

Videojuegos y violencia

Chris Ferguson, profesor de psicología en la Universidad de Stetson, realizó uno de los metanálisis más extensos de videojuegos y violencia en 2015 y no encontró evidencia concluyente de que los videojuegos violentos condujeran a problemas de salud mental, mayor ansiedad o depresión, o cualquier otra tendencia que podría conducir a un comportamiento violento que desencadene en un tiroteo.

(Imagen: Shutterstock)

“La explicación fácil, pero a menudo incorrecta, es que los videojuegos los influenciaron a hacerlo”, dice Ferguson en declaraciones para The Conversation.

Ferguson sugiere que hay una tendencia a vincular videojuegos violentos con delitos violentos, independientemente de si existe alguna evidencia de tal vínculo. El vínculo falso entre los videojuegos y la violencia ha surgido en el debate sobre la violencia armada durante años, incluso cuando se ha desmentido en un estudio tras otro.

(Imagen: Plumas Atómicas)

James Ivory, investigador de la Universidad de Virginia Tech, participó en dos estudios que sugieren que no sólo está equivocado asumir que los videojuegos son responsables de los tiroteos y que el color de piel influye en la manera en la que se cubre un caso en los medios.

“Ambos estudios mostraron que … vemos interés y discusión sobre los videojuegos de los perpetradores blancos, pero nos sentimos más cómodos buscando otras explicaciones para otros grupos minoritarios”, declaró Ivory. (Vía: MIT)

Entonces, ¿por qué culpar a los videojuegos?

Tanto Ferguson como Ivory sugirieron que los videojuegos son usados como un chivo expiatorio que desvía la atención de un problema real en los tiroteos masivos en Estados Unidos: el control de armas. “La conversación no se trata realmente de videojuegos”, dice Ivory. “Los videojuegos aparecen cuando ellos [los políticos] no quieren hablar de otras cosas, como la política de armas de fuego. Cuando escuchas un debate sobre los videojuegos y la violencia, tiene más que ver con lo que [los políticos] no quieren hablar.”  (Vía: MIT)

Tal cómo parece que está pasando con el caso del Colegio Cervantes en Torreón.

Siempre será más sencillo apuntar y señalar a los videojuegos por la violencia que realmente profundizar en sus causas reales. En este caso, se está empezando a especular que el perpetrador del tiroteo estaba interesando en la masacre de Columbine. Fue precisamente este incidente de 1999 el que puso en la palestra el debate de la conexión entre los videojuegos (y la música) con la violencia. Desde entonces, cada que ocurre una tragedia de esta naturaleza, la discusión se desvía de un análisis serio sobre las causales, que van desde el acoso escolar hasta el acceso que tienen los menores a armas de fuego.

Así que no, los videojuegos no tienen ninguna relación con los tiroteos. Es una irresponsabilidad siquiera sugerirlo para así eludir la responsabilidad de hacer un análisis serio y concienzudo de las causas reales que llevan a estas personas a cometer actos tan terribles.