‘Rush Hour’ y la crisis existencial por el transporte en las ciudades

Se mudó a Los Ángeles cuando se casó. Estudió ingeniería, reflexiona, y quizá esa educación que recibió es lo que constantemente le recuerda que las cinco horas diarias que pasa en el tráfico se convierten en 25 horas a la semana y que, al cabo de un año, habría pasado más de 50 días en su carro, esperando llegar de casa al trabajo y de vuelta.

Eso no es únicamente el problema que enfrenta el estadounidense en Los Ángeles. Millones de personas realizan una migración del Estado de México a la capital y su traslado no es más corto y mucho menos, seguro. En Estambul, Turquía, una mujer que decide trabajar para garantizar un ingreso a su hogar, enfrenta el mismo fenómeno: deja el hogar desde antes que sus hijos tengan que entrar a la escuela y llega por la noche.

'Rush Hour' y la crisis existencial por el transporte en las ciudades

Ninguno de los tres pasa mucho tiempo en su casa durante los días en que labora y esa necesidad es a su vez un costo para sus vidas familiares. Esa angustia, esa paradoja, es lo que Luciana Kaplan relata en su docuemtanl Rush Hour, el cual, según su madre, la doctora Martha Schteingart del Colmex, tomó tres años para realizar.

“Todas estas horas perdidas que pasamos en un lugar que no tiene que ver con nuestras necesidades emocionales. Eso fue un poco el punto de partida”, explicó Kaplan durante la presentación de su trabajo en Ambulante.

Kaplan toma el fenómeno del transporte en las grandes ciudades y recupera la búsqueda de la felicidad de tres personas comunes en cada una de las urbes y cómo esta ilusión se aleja con el paso de las horas en su traslado al trabajo.

El Financiero informó que el 31.2% de los mexicanos pierde más de media hora de su vida en el camino a su trabajo. Pero ese no es el caso de Estela, la mujer a la que sigue la documentalista desde Ecatepec a la Ciudad de México. En un punto, una cliente le pregunta cuánto tiempo hace desde el Estado de México, ella le responde que dos horas y media.

Ahora, Kaplan no sólo explora las crisis por las que pasan sus personajes de estudio, también otras problemáticas, como es el caso de la inseguridad. La mujer de Ecatepec revela que fue violada y lleva años tratando de superar esa agresión.

“Es muy fácil que te dicen: ‘Es que tienes que olvidarlo’. Y te la pasas chillando en el metro, en el camión, por todos lados, y te dicen: ‘No llores’“, dice Estela en el documental.

'Rush Hour' y la crisis existencial por el transporte en las ciudades
Kaplan (izq.) y Sosa (der.) tras la presentación del documental en Cinépolis Diana.

Para Kaplan, explicó Martha Sosa, productora, era central que, en medio de este contexto de violencia de género en el Estado de México, su personaje en México fuera mujer. Pareciera que es lo mismo en el caso de Estambul, donde siguió a otra mujer, madre de dos, mientras añora pasar tiempo con sus hijos, al mismo tiempo que no puede dejar de trabajar.

Había como ciertas problemáticas que yo quería tocar específicamente en México. Era muy importante el tema de la violencia y de las violencias sociales. En Estados Unidos, más esta idea de los sueños que se ven truncados por esta parte más económica. Y en Estambul a mí sí me interesaba justamente esta angustia que se genera con la madre. (…) Uno hace muchas cosas por sus hijos, pero la paradoja es que al mismo tiempo, esos sacrificios hacen que uno no pueda estar cerca”, explica Kaplan, quien también es madre.

El trabajo de la directora, explicó la productora, parte de una extensa investigación sobre el transporte en las ciudades. Aterriza en historias particulares que resultan cercanas a un espectadores, pero justamente, a través de estos relatos, documenta un problema que puede afectar de manera real a quien habita una ciudad.

'Rush Hour' y la crisis existencial por el transporte en las ciudades

–¿Alguno de los personajes salió de esta rutina?

–No. No ha pasado el tiempo suficiente para que puedan hacer este cambio.

Finalmente, que se salgan o no de esa rutina, no resuelve el problema. Las ciudades en el mundo siguen creciendo y lo seguirán haciendo, agudizando el problema de la movilidad. En 2014, la ONU informó que la mitad de la población mundial habita alguna ciudad y para 2050, la cifra subirá a dos terceras partes.

Kaplan sabe que ella no puede ni conoce alguna solución para este problema de horas muertas al trabajo. Sin embargo, considera que no sirve tener mejores transportes, lo que realmente se necesitarían ciudades que no estén creciendo sin cesar, en que se tienen que regresar a los centros.

“Creo que es momento de exigir mejores ciudades”, concluye Kaplan.

Rush Hour llegó a la Ciudad de México a través de Ambulante y seguirá en exhibición en lugares como Oasis Coyoacán, Perisur, Centro Cultural de España en México y Plaza Carso hasta el 16 de mayo.

Por: Redacción PA.