¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Opinión: Joe Biden no podrá con Donald Trump en las elecciones

Aunque no nos guste, Trump se reelegirá
(Imagen: Flickr)

Si bien Joe Biden es calificado como el amable “Tío Joe”, su historial político y su temperamento están lejos de ser decentes. Y aunque la sabiduría convencional sostiene que “moderado” es igual a “elegible”, no hay nada que sea “seguro” en él.

También te recomendamos: Donald Trump acusa a China de ocultar información sobre el coronavirus

En 2016, los demócratas presentaron a una candidata con un currículum perfecto y credenciales para presumir. Pero perdió ante un presentador de reality shows de extrema derecha. Aunque no lo parezca, Biden tiene una gran cantidad de similitudes con Hillary Clinton. Más de las que imaginamos. Sólo que Bernie Sanders nunca se atrevió a atacarlas, y eso terminó por condenar su campaña.  Trump no dudará en hacerlo.

¿A qué me refiero con similitudes? Como lo hiciera Hillary Clinton, Joe Biden votó a favor de la invasión de Irak, algo que la hizo perder parte del electorado en estados como Pennsylvania, Michigan, y Wisconsin, efecto que termino por costarle la derrota ante Donald Trump.

(Imagen: Wikicommons)

Esto convierte a Biden en el único candidato para las elecciones presidenciales de 2020 que votó a favor de la guerra de Irak. Como presidente influyente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en el período previo a la invasión, Biden afirmó que Estados Unidos no tenía más remedio que eliminar la amenaza” de Saddam Hussein.   Un< ex inspector de armas de la ONU incluso acusó al entonces senador de dirigir una audiencia de comité “simulado” que brindaba “cobertura política para un ataque militar masivo contra Irak.

Así como Hillary Clinton falló en hablarle a los jóvenes y a una mayoría que busca una mejor economía que les permita prosperar, Joe Biden no logra entablar un diálogo con ellos. Es un personaje demasiado conservador para los demócratas. Biden está contra el aborto y tiene relaciones estrechas con los grandes bancos. “No creo que 500 multimillonarios sean la razón por la que estamos en problemas. Los de arriba no son malos,” manifestó al inicio de su campaña.

Biden ha declarado que con los jóvenes que se quejan del endeudamiento y la precariedad. Le ha dicho a los millennials que expresan su preocupación sobre sus políticas ambientales que deberían “votar por alguien más.”

(Imagen: Wikicommons)

También tiene fantasmas del pasado que lo acecharán como lo hicieron con Clinton. “No me importa por qué alguien es un malhechor en la sociedad”, dijo Biden en 1993, mientras se burlaba de los “demócratas chiflados” por tratar de comprender las causas del crimen antes de que se aprobara la Ley de Delitos de 1994, la cual fue apoyada por Clinton y que consistía en la expansión del sistema penitenciario y que impuso sentencias indebidamente severas a delincuentes no violentos. “No me importa por qué alguien es antisocial. No me importa por qué se han convertido en un sociópata. Tenemos la obligación de acordonarlos del resto de la sociedad.

“Mi mayor logro es la Ley de Delitos de 1994”, dijo Biden a la Asociación Nacional de Alguaciles en 2007. Millones de votantes negros se negaron a votar por Clinton en 2016 como respuesta a esta controversia. ¿Por qué no harían lo mismo en respuesta a la candidatura de Biden en 2020?

Lo que está generando Joe Biden es un problema de unidad en el Partido Demócrata y entre el electorado. En un aparente esfuerzo por llegar a la izquierda, Biden presentó nuevas políticas sobre salud y educación. Y su plan falla en apalear a aquellos que podrían hacer la diferencia en el enfrentamiento con Trump.

(Imagen: Pixabay)

Biden simplemente propuso reducir la edad actual de elegibilidad para Medicare de 65 a 60 y cancelar la deuda relacionada con la matrícula para los estudiantes que asistieron a universidades públicas que ganan un ingreso determinado. Ambas fallan para satisfacer a aquellos que exigen respuestas inmediatas, ya que no se verán beneficiados en décadas y no resuelve  su incertidumbre con respecto al futuro. Aleja a los progresistas, que son fundamentales para que tenga una oportunidad ante Trump.

Porque Joe Biden no se ha cansado de demostrar su menosprecio hacia ellos y traicionado muchas de las causas que les importan. Para empeorar las cosas, la acusación creíble de agresión sexual de Tara Reade contra Biden dificultará que quienes se consideran aliados de las mujeres y simpatizantes del #MeToo voten por él. Biden tiene un largo camino por recorrer para convencer a la izquierda de que vale la pena apoyarlo.

Mientras tanto, Joe Biden está más ocupado intentando seducir a los ricos Demócratas, mientras les promete que el establishment se mantendrá intacto. Algo que hizo Donald Trump ganara fue precisamente que se presentó como alguien anti-establishment y seguramente lo volverá a hacer en 2020. ¿Cómo podría Biden derrotarlo si no está haciendo nada distinto a lo que hizo Hillary Clinton? ¿Acaso los demócratas no aprendieron las lecciones de hace tres años?

Porque, a pesar de la pandemia de coronavirus, las medidas del presidente están encontrando aceptación entre los ciudadanos de los Estados Unidos. Ante la desaprobación inicial por sus medidas, éstas cada vez están siendo mejor recibidas, por lo que los demócratas están realmente en una gran aprieto

A pesar del apoyo de Bernie Sander y Barack Obama, el ex vicepresidente no parece un ganador y a menos que algo radial ocurra, no habrá manera que Biden pueda evitar la reelección de Donald Trump.

Por: Alina Escobedo | @Silverlune24 / Editora de Plumas Atómicas