Acusan a marca de lucrar con movimiento feminista

La tienda Ethnology no sólo hizo una bolsa que trivializa el movimiento feminista, sino que borró todos los comentarios negativos
Marca Etnology presenta una bolsa que parece lucrar con el movimiento feminista

El 29 de agosto a las 7:30 pm, la marca mexicana Ethnology presentó su nuevo bolso de tela que dice “aquí traigo mi diamantina rosa” y cuesta $299. El artículo causó revuelo en redes pues usuarios sostienen que la marca está lucrando con la lucha social.

Después de que cuatro policías presuntamente violaran a una menor de edad en Azcapotzalco, mujeres de la capital se manifestaron frente a la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Una de las manifestantes lanzó diamantina rosa al titular de la SSC, Jesús Orta. Desde entonces, la diamantina se convirtió en un símbolo del enojo  de las mujeres por la impunidad ante la violencia de género.

El artículo de Ethnology, denuncian en redes sociales, parece minimizar la lucha y convertirla, como la misma bolsa, en un accesorio. Lo que comenzó como un símbolo de incomodidad ahora estaría adaptado al ciclo de consumo. Por otra parte, el elevado precio de una bolsa de tela representa también una especie de privilegio, pues sólo un nicho de personas podrían acceder a ella.

Por otra parte, el precio estaría justificado si se tratara de una donación para organizaciones o causas que trabajen para disminuir la violencia a la mujer, pero este no es el caso.

La tienda ha decidido borrar de Instagram todos los comentarios que critican que lucre con movimientos sociales. La publicación cuenta sólo con 55 comentarios, todos conformes con el producto y todos escritos durante el día anterior.

Cuando una usuaria cuestionó a la marca sobre la censura de comentarios, ésta respondió:

“No queremos borrar sus comentarios, nos gusta la crítica cuando es fundada y sobre todo queremos provocar a través de los objetos para poner estas discusiones sobre la mesa. Los comentarios ofensivos sin fundamentos son los que borramos, no queremos ver odio ni violencia en nuestros posts, ni por nosotros ni por ustedes, criticar desde esa postura es lo mismo que ponernos del lado de lo que nos quejamos. Gracias por alimentar la sana discusión :)”.

Sin embargo, la censura no parece la manera más acertada de “poner las discusiones sobre la mesa”. Además, varios de los comentarios que borraron no fueron críticos, sino que preguntaban si las ganancias serían donadas.

Comentarios realizados a la publicación de Ethnology antes de ser eliminados. (Imagen: Twitter)

La descripción del producto en su página de Kichink presenta al bolso como una manera de “contribuir a un movimiento que es por definición urbano, como Ethnology“. La descripción también establece como “relevante” el movimiento y sostiene que usar diamantina como arma pacífica es un acto “reaccionario”.

Mencionan también que “a través de esta prenda queremos empoderarlas para que al usarla, hombres y mujeres, estén usando también un estandarte del movimiento y la bolsa en sí se vuelve (sic.) un escudo de la seguridad“. La marca, entonces, estaría minimizando la violencia en el país al promover su bolsa de tela como “escudo al que se traslada la confianza de poder caminar en las calles de la ciudad con valentía“.

Descripción del artículo en Kichink. (Imagen: Kichink)

Usuarias en redes están promoviendo que los comentarios de incomodidad se hagan directamente en Twitter, ya que ahí no se pueden borrar tan fácil como en Instagram. Las dos cofundadoras de la marca bloquearon su cuenta de Twitter. Otros usuarios han optado por contactar directamente a Kichink (la empresa distribuidora) para pedirle que detenga la venta del producto.

Respuesta de Kichink ante quejas por la publicación de Ethnology. (Imagen: Twitter)

Sin embargo, Kichink aseguró que “el juicio de valor no les corresponde” ya que es un “derecho a la libertad de expresión del que todos debemos disfrutar“.  En los términos y condiciones de la plataforma, se declara que Kichink no garantiza “la veracidad y calidad de los productos“; por lo que su falta de respuesta no debería de llegar como una sorpresa.

Términos y condiciones de Kichink. (Imagen: Kichink)

La tienda está dirigiendo la narrativa hacia comentarios positivos, que son lo único que permiten en redes. Su producto, que lucra con el movimiento feminista, también trivializa toda la lucha y la convierte en algo digerible y comerciable.