¿Por qué los concursos de belleza son violentos hasta para las mujeres trans?

¿En verdad es necesario buscar la validación y admiración a través de la mirada masculina cuando es ésta la que se ha esforzado en negar su existencia?
¿Por qué los concursos de belleza son violentos hasta para las mujeres trans? (Imagen: Twitter)

El concurso de belleza “Miss Nuevo León” emitió entre sus requisitos “ser mujer de nacimiento” dejando de lado a las mujeres trans. Hay varias cosas fuera de lugar: ¿por qué se siguen creando “concursos de belleza” que cosifican a la mujer?, ¿por qué se le pide demostrar a las mujeres trans que lo son?

Se lanzó una convocatoria vía Instagram en la que se podían apreciar diversos “requisitos” misóginos que las mujeres dispuestas a participar, debían cumplir.

“Requisitos para el concurso Miss Nuevo León”. (Imagen: twitter)

Consecuentemente, los usuarios de redes sociales se indignaron con esta situación, inclusive recordaron que recientemente Angela Ponce, una modelo trans fue la primera en coronarse como la primera Miss Universo España.

En este mundo enfermo y triste hay muchas cosas que están mal, por ejemplo en este caso hay tantas que debemos enunciar una por una. En primer lugar, deberíamos cuestionarnos por qué se promocionan los concursos de belleza.

Reacciones ante la convocatoria de Mis Nuevo León. (Imagen: Twitter)

Seamos honestos estos certámenes son pura violencia simbólica en contra de la mujer. Se trata de chicas con ciertas características físicas y “habilidades sociales” que compiten entre ellas para “ser coronadas como la más gentil, inteligente o bonita”.

Reacciones a favor de la convocatoria excluyente de Miss Nuevo León. (Imagen: Twitter)

¿Quiénes deciden esto? claramente hombres que bajo estándares sociales promocionan la imagen de una “gran mujer”, además no podemos olvidar las marcas que se benefician de estos concursos al aliarse mediante contratos publicitarios.

De manera que, se trata de la comercialización tanto del cuerpo como de la imagen de la mujer.

Las mujeres no tienen por qué vender su cuerpo o exhibirlo para “empoderarse”, mucho menos deben competir entre ellas para saber quién es “más mujer”.

De seguir haciéndolo, sólo se perpetuará la objetivación de las mujeres ya sean cisgénero o transexuales. Ahora bien, ¿por qué una mujer transexual no podría participar?

El género es una designación social que obedece a un contexto histórico, social y cultural, mientras que el sexo es asignado biológicamente.

De tal forma, la identidad de género no es discutible, las personas trans existen y merecen ser entes políticos y sujetos de derechos tanto como las personas heterosexuales.

No incluirlas en eventos relacionados con la “feminidad” no las hará desaparecer y tampoco inválida su concepción de género. Ellas seguirán siendo mujeres, lo mismo sucede con los hombres trans.

No se cuestiona la libertad de mujeres trans que participan en concursos de belleza, se cuestiona la decisión de seguir fomentando la ideología machista y heteronormativa que las ha reprimido toda su vida.

¿En verdad es necesario buscar la validación y admiración a través de la mirada masculina cuando es ésta la que se ha esforzado en negar su existencia?

¿Por qué ser parte de la violencia contra la mujer?

Esos no son espacios femeninos, no aportan algo bueno a las mujeres, ni siquiera las visibiliza porque se “escoge” a chicas que son agradables de ver para cierto sector, que no trasgreden y , por tanto, siguen la norma.

¿No es mejor participar en lugares que realmente son equitativos? aquellos en los que las mujeres son entes políticos y sociales y no sólo productos de consumo.

La feminidad ha servido más como un eje represor que como un medio de expresión de la identidad. Hay miles de formas de expresar aquello que somos y que no necesita la aprobación o validación de alguien más.

Ser mujer no tiene nada que ver con vestirte de cierta manera o tener un cuerpo con ciertas características. Ser mujer no es un sentimiento se trata de un ser político, cultural que lucha por espacios seguros no por más violencia.

Con información de: Tribuna Feminista, SDP Noticias