Con guante policías torturan sexualmente a detenidas

En un país que dice defender la equidad de género sus elementos que 'protegen la ley ' son los primeros en violarla
Con guante policía y Marina torturan sexualmente a detenidas. (Imagen:Twitter)

En Tabasco, Korina, Denisse y Charly  fueron víctimas de tortura psicológica, física y abuso sexual por parte de elementos de seguridad de Tabasco en el 2011. Fueron detenidas en distintos lugares y, posteriormente, trasladadas a un sitio desconocido en el que sufrieron diferentes tipos de violencia, inclusive utilizaron un guante como método de tortura sexual.

Desgraciadamente, en México la violencia sexual contra las mujeres es un método de tortura ejercido tanto por el crimen organizado como por autoridades judiciales con el fin de obtener e implantarles confesiones que, posteriormente, serán utilizadas en su contra. En suma, es una manera de fabricar presuntos culpables.

De acuerdo con una investigación realizada por El Universal Korina y Denise eran pareja, por tanto, se encontraban descansando en su casa, cuando elementos de seguridad irrumpieron en ella. Las amenazaron, golpearon, las subieron a una camioneta en la que se cometieron actos violentos contra ambas.

Las agresiones fueron más violentas cuando los elementos de seguridad se percataron de su orientación sexual e identidad de género. Las detenidas declararon que fueron violadas con un guante que las cortaba, en este sentido, no vieron el objeto, sin embargo suponen que tenía cuchillos debido a la gravedad de las lesiones que sufrieron, sólo pusieron que querían morir:

“Bajaron su mano y no sé qué tenían en sus guantes, cortaba horrible, fue cuando me penetró pero sentí que me cortó, me desgarró por dentro, sentía mojado, feo, feo, feo empecé a decir ‘mátenme, narró Korina”.  (Vía: El Universal)

Por su parte, Charly, un hombre transexual, se dirigía a casa cuando lo interceptó un hombre que vestía como marino. Fue trasladado a un centro de tortura en el que, por unos instantes, pudo observar a hombres y mujeres que también estaban siendo torturados.

La fotografiaron, obtuvieron datos de sus familiares por la información vertida en su teléfono celular y, con ello, lo amenazaron.

Tras 24 horas de tortura, fueron trasladadas a diversas cárceles del norte del país. Tras imputárseles diversos delitos relacionados con el narcotráfico tuvieron que pasar 5 años en la cárcel.

Debido a la alta incidencia de casos similares, cerca de 100 asociaciones civiles denunciaron las agresiones sexuales cometidas por elementos de seguridad pública, autoridades federales y estatales en contra de personas detenidas de manera legal e ilegal ante la Organización de las Naciones Unidas. (Vía: Animal Político)

Cabe resaltar que estas investigaciones no son realizadas de manera adecuada. Existen más irregularidades además de la detención, falta de pruebas, siembra de declaraciones; etc.  Para las acusadas y condenadas no hay posibilidad de justicia, pues los elementos de seguridad casi nunca pagan por sus crímenes.

Entre los actos de tortura sexual más comunes se encuentran:

  • Agresión verbal
  • Abuso sexual
  • Violación tumultuaria
  • Golpizas
  • Amenazas
  • Tortura psicológica (Vía:Amnistía Internacional)

México se ha convertido en un país peligroso para su habitantes, sin embargo, debido al estado patriarcal, las mujeres se llevan la peor parte. En este sentido, datos de Amnistía Internacional revelan que de 100 casos de reclusas 72 sufrieron abuso sexual, mientras que 33 fueron violadas. (Vía: Animal Político)

Estas cifras podrían elevarse si se llevara un registro puntual de la tortura sexual ejercida por elementos de seguridad desde el inicio de la guerra contra el narcotráfico. Esto debe cambiar, de lo contrario, la violencia se seguirá alimentando del cuerpo y alma de mujeres mexicanas.

Con información de: El Universal