Asaltan a diplomático de Qatar en Polanco; detienen al agresor en minutos

El diplomático qatarí Ali Al Hammadi, fue asaltado en Polanco. Sí, la cena del representante de la embajada de una de las naciones con más poder en el mundo, sobre todo en la industria petrolera, terminó con una escena peculiar a las afueras de un restaurante de esta zona.

Un sujeto, de aproximadamente 50 años, se acercó Hammadi y con pistola en mano le pidió sus pertenencias. Le entregó su reloj, de manufactura Hublot, valuado en algo así como 800 mil pesos. Después de eso, salió corriendo pensando en los posibles 2 mil que lo iba a vender para que saliera rápido. Sin embargo, eso no sucedió en una extraña muestra de la justicia expedita mexicana… o algo así.

Asaltan a diplomático de Qatar en Polanco; detienen al agresor en minutos
Foto: El Universal

Aunque, claro, nada habría sido posible sin la intervención de los valet parking del restaurante, que en el momento corrieron tras el asaltante y, recurriendo al código hamurabi, lo golpearon en la banqueta hasta dejarlo ligeramente inconsciente. Tras la golpiza, llegaron los paramédicos, que lo revisaron y constataron que no era necesario trasladarlo al hospital.

Después, ahora sí, llegó la policía y detuvo al agresor (al que robó, a los valet no) y recuperó el reloj robado, así como el arma con la que cometió el delito. El diplomático presentó una denuncia por robo y el acusado, identificado como Gerardo ‘N’, fue detenido y será procesado por el asalto a mano armada, así como por portación ilegal de la misma desde 1993, es decir, por más de dos décadas.

Claro, en México los asaltos son algo común, tristemente. Las condiciones de seguridad en la CDMX son hasta cierto punto precarias. Existen zonas rojas, en las que estos ilícitos son más comunes, pero también en zonas como Polanco, donde la seguridad es más fuerte, suceden. En este caso no se logró perpetuar el delito por una serie de circunstancias que lo propiciaron.

Asaltan a diplomático de Qatar en Polanco; detienen al agresor en minutos
Foto: El Universal

Sin embargo, de no haber sido porque los trabajadores del restaurante pensaron prudente seguir y golpear a una persona con un arma, Ali Al Hammadi hoy no tendría su reloj, y estaría en la lista de los delitos que no se pudieron resolver o evitar. Ahora, también queda de manifiesto que la seguridad en las calles no es lo suficientemente cercana, pues el asaltante tuvo la oportunidad de cometer un robo, correr, ser atendido por paramédicos antes de que la policía interviniera.

Con información de El Universal

Por: Redacción PA.