Desde 1980 a 2016, suicidios subieron más entre los jóvenes mexicanos

En México, en 1980, la población que cometía suicidio era de aproximadamente el 1%, según la Universidad de Washington. Han pasado 38 años y esa cifra general aumentó a casi el 1.7%, sin embargo, cuando se revisa por grupos de edad, los número arrojan una realidad distinta para los jóvenes de este país.

De acuerdo al Instituto de Métrica y Evaluación en Salud de la casa de estudios estadounidense, los suicidios crecieron entre 5% y 7% entre jóvenes de 10 y 29 años y aunque el alza se refleja tanto en hombres como en mujeres, sobresale el crecimiento entre los varones.

Porcentaje de suicidios entre mujeres desde 1980 hasta 2016, según la Universidad de Washington.

Porcentaje de suicidios entre hombres desde 1980 hasta 2016, según la Universidad de Washington.

Mientras que en 1980, se registraba el suicidio en el 1% de los mexicanos de entre 10 y 14 años, para el 2016 el porcentaje aumentó a casi 6%, tanto en niños como en niñas. Esto significa que mientras en 1980 el acto fue cometido por unos 50 menores en ese rango de edad, para 2016 esta cifra anual creció a unos 130 casos. En cuanto a números netos en el caso de las niñas, la cifra estaba en 30 y en 2016 quedó en 90 casos.

El aumento entre los adolescentes de entre 15 y 19 años es más dramático. La cifra en 1980 era de aproximadamente el 3% y en 2016 subió al 10%. Traducida en números, la cifra que solía estar en unos 200 casos, según la universidad, ahora se encuentra en casi 600 incidentes. En este rango, resulta alarmante que entre las mujeres el aumento fue de casi 8 puntos en el lapso mencionado, de poco más del 2% a más del 10%.

Entre los jóvenes de 20 y 24 años, la cifra creció un 6% y entre los de 25 y 29 un 5%. En el primero de los grupos, el porcentaje se encontraba en 3% y para el 2016 ya estaba en 9%; en el segundo, la cifra estaba apenas sobre el 2% y hace dos años superó el 7%.

Estos grupos de edad, principalmente de los varones, reflejan el aumento más grande entre toda la población mexicana, de acuerdo a la Universidad de Washington, aunque sí se ve un aumento regular en todos los rangos de edad en ambos sexos.

“¿Nos deberían de preocupar los suicidios?”, preguntaron José Merino, Carolina Torreblanca y Marisol Torres en un texto de Nexos de 2017 titulado “México tiene un máximo histórico de suicidios”.

“La prolongación o extinción de la propia vida, creemos, forma parte de las libertades y la autonomía de las personas. Sin embargo, esa libertad y autonomía están restringidas por el entorno; y entornos adversos pueden hacer más atractivo el suicidio”, responden.

Los suicidios en México, de acuerdo a los académicos, se deben a descuidos de la salud, a marginaciones e incluso a situaciones adversas como una crisis. Estas causas son las que dibujan y se aproximan a una explicación sobre los suicidios.

Un artículo de Guillermo Cárdenas para ¿Cómo ves? arroja un poco más de luz a los suicidios en México entre los jóvenes. ¿Por qué poner fin a temprana edad?, cuestiona.

No llega a ninguna conclusión general, pero la catedrática de la Facultad de Psicología de la UNAM Paulina Arenas Landgrave le explicó que los jóvenes se exponen a circunstancias de estrés, como la violencia, el acoso o familias disfuncionales, lo que genera conductas suicidas. Por su parte, Norma Coffin Cabrera apunta que los jóvenes, en su afán de individualismo, confunden la independencia con la aceptación sin límites de ideas que pueden perjudicarlos.

De acuerdo al INEGI, donde más se cometen suicidios en México es en Chihuahua, Aguascalientes, Campeche y Quintana Roo. Donde se registró el mayor aumento entre 2010 y 2015 es en Chihuahua, Zacatecas y Colima.

Si bien el INEGI tampoco resuelve el porqué del incremento entre la juventud mexicana, señala que las enfermedades como la depresión y el alcoholismo son algunas de las principales causas de los suicidios. Otros factores de riesgo, dice el Intituto, son el aislamiento, la salud precaria, la baja autoestima, la desesperanza, el sentimiento de rechazo y la incapacidad de resolver problemas.