Vimos la combi, pero circulan más linchamientos de presuntos criminales

Usuarios en redes justifican estas acciones con el hartazgo de la sociedad ante la cantidad de crímenes que se sufren
(Imagen: Twitter)

El día 3 de agosto se viralizó en Twitter e incluso llegó a la prensa internacional el video de la golpiza le dieron usuarios de la ruta 83 en la México-Texcoco a un presunto asaltante. Sin embargo, ese no fue el único linchamiento que comenzó a circular por las redes sociales en el país.

Y es que desde ayer comenzó a compartirse otro video de una golpiza a presuntos delincuentes, esta vez, en Coyoacán, sobre la avenida Miguel Ángel de Quevedo. Los hechos ocurrieron el pasado mes de julio, cuando dos sujetos habría tratado de asaltar a personas en un cajero.

El posible crimen provocó que la gente que presenció el evento los comenzara a golpear. Precisamente el video registra el linchamiento, primero, de un sujeto en el piso y, luego, la golpiza contra su supuesto cómplice. “A ese güey ya lo mataron”, dice la persona que graba el incidente.

Autoridades capitalinas confirmaron que se trataba de dos menores de edad que fueron detenidos por posible robo a cuentahabientes. La detención de ambos es algo que no vimos en el incidente de la combi, donde los pasajeros se bajaron a buscar a la policía, pero no dieron con ningún agente.

El mismo día que comenzaron a circular las imágenes de la combi y el caso de Coyoacán, también salió a la luz un video más de un linchamiento.

En esta ocasión, no se sabe dónde fueron los hechos. Lo que sí se puede apreciar es que es un pequeño negocio de comida al que llega un individuo con las supuestas intenciones de asaltar el lugar. Al presenciar esto, los comensales lo increpan y luego le comienzan a dar una golpiza.

Este tipo de imágenes no son nuevas. Desde hace años vemos los linchamientos, algunos, incluso, que terminan con la muerte de los presuntos criminales.

El problema que surge cuando se aprecian este tipo de eventos es que, en su definición, pese a que los linchamientos son una forma de impartición de castigo, realmente ocurre fuera de las instituciones que como sociedad hemos facultado para impartir la justicia. Al mismo tiempo, esto sucede en un país en el que no pasa nada cuando se comete un crimen: solamente se denuncia el 6.4% de los delitos que ocurren y el nivel de impunidad es de 99.1%, es decir, únicamente el 0.9% de los crímenes se resuelven.