Shakespeare no, Hitler sí: libros prohibidos en las cárceles de Texas

El Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ por sus siglas en inglés) tiene una lista de 15 mil libros prohibidos a los que sus 140 mil internos no pueden tener acceso. Los criterios sobre los que este sistema se basa son abstractos y muchas veces caen en arbitrariedades.

La organización Proyecto de Derechos Civiles de Texas, la cual defiende el derecho constitucional de los presos a la lectura, explica en un informe (que puedes consultar aquí) que el TDCJ censura los libros de la lista permitida si: éstos tienen información sobre contrabando, sobre el establecimiento y el funcionamiento de redes criminales, sobre la manufactura de explosivos, drogas o armas, y si tienen imágenes sexuales explícitas. También aquellos textos escritos “con el objetivo único de provocar altercados en las prisiones”, o que son “dañinos para la rehabilitación de los presos”, (Vía El País).

Aunque es cierto que determinados libros pueden tener un efecto negativo en los presos —acaba de prohibirse un libro sobre el cártel de Los Zetas en el que participan dos individuos que, de hecho, están actualmente en una cárcel de Texas—; también es cierto que quien determina qué libros son admisibles para entrar al sistema penitenciario público son los mismos agentes estatales y no alguien que esté especializado en el tema y pueda revisar los libros correctamente.

De acuerdo con el Departamento de Justicia Criminal, el objetivo de esta “lista” es crear un equilibrio entre aquello que pueden consumir los internos y sus seguridad. No obstante, el Proyecto de Derechos Civiles de Texas asegura que esta discriminación de títulos se hace fuera de contexto. Es por eso que, por ejemplo, algunas de las obras de William Shakespeare están prohibidas, así como las de Gustave Flaubert, Noam Chomsky, George Orwell, Arthur Conan Doyle y John Grisham. Por otro lado, les está permitido leer la autobiografía de Adolf Hitler Mi lucha y el manifiesto racista de David Duke (fundador del Klu Klux Klan).

Publicidad