#SeDiceAtómico La lluvia es tan ojete que ya saquea y otras joyas de conocimiento

Ha llegado un fin de semana y con él una nueva entrega #SeDiceAtómico, la sección dominical con los mejores comentarios que nuestros lectores vertieron a lo largo de la semana. Estos días nuestras redes se llenaron de confrontaciones y respuestas, algunas atrevidas, algunas vulgares, algunas que nos parecieron discretas formas de pedir empleo o sacar a pesear la tesis.

De hecho, todos los comentarios vertidos aquí parecen pertenecer a la misma nota. Lo cierto es que aunque casi todos provienen de publicaciones distintas, sin duda están anclados en las mismas discusiones: la lucha contra el machismo; la defensa de los derechos de la mujer y otras batallas que podemos englobar bajo la categoría progres versus conservadores y, en algunos casos, gente contra la ortografía y la sensatez.

En este redacción, por ejemplo, nos parece un misterio por qué algunos lectores comenten la necedad de estar abiertamente en contra de la realidad; y les enoja enormemente que la realidad los desmienta: vaya, es como querer desquitarse con la gravedad. Porque, se los juramos, el mundo no desaparece porque dejas de creer en él. Miren a este buen hombre que le enoja que en una nota sobre un crimen no estemos hablando de… otro crimen que no tiene nada que ver:

En el mismo tenor se encuentra este otro hombre al que le enoja enormemente que por un crimen cometido en México no hablemos de otro que supuestamente ocurrió… del otro lado del mundo en otra circunstancia. Lo bueno es que ya hay medicamentos para tratar esas dosis maliciosas de taruguez.

Mismo comentario, mismo post, otra respuesta, mismo combo de retórica mortal:

Pero si estos dos co-co-combo breakers fueron tremendos, no menos temerarios resultaron los dichos de este hombre al que simplemente no le gusta que las mujeres tengan sexo.

Porque a algunos hombres les mama hablar de lo que no les compete, o lo que ignoran, o lo que no hacen, todo sea por ¿mansplicar?, ¿manesplicar?; da igual… no faltará el bato que querrá explicárselo a esta humilde redactora. (¬_¬)

Porque tenemos lectores de todo tipo a los que les pasa de todo. Incluso, en algunos casos, la misma ortografía se revela contra nuestro lectores; de pena ajena.

todos estos son comportamientos comprensibles: ya saben, puede ser sumamente difícil saber de qué trata la nota, particularmente si no la abres:

Aún así, no dejan de llegar comentarios verdaderamente valiosos como el siguiente:

O la gente que ha notado que la oleada de saqueos ha llegado a niveles inimaginables; uno muy notorio ocurrió este jueves de tormenta en la Ciudad de México:

Y joyas de conocimiento, puro, atávico y milenario, transmitido de generación en generación y que ustedes, simples mortales, pueden leer aquí:

ANUNCIO