Pronostican final súper cerrado en Veracruz

Imagen: Especial

No hay que ser pitonisa para saber que Veracruz tendrá un complicado amanecer el 2 de julio. Las encuestas permanecieron cerradas durante casi toda la campaña; Cuitláhuac García seguía muy de cerca a Miguel Ángel Yunes Márquez. El día martes dos encuestas, una de Reforma y otra de El Heraldo, dieron una ventaja pequeña a García. La moneda está en el aire en el tercer estado más poblado de la República. 

Con una tasa de error poco mayor al 3%, ninguna de las dos encuestas publicadas puede causar demasiada confianza en el abanderado de Morena, aun si él está a la cabeza. Es la segunda vez que Cuitláhuac Garcia, profesor de la UV, compite por la gubernatura.

Imagen: Reforma

En la anterior ocasión el candidato de Morena quedó en tercer lugar, a poco más de 200 mil votos del primer puesto, Miguel Ángel Yunes Linares, quien en dos años se caracterizó por dos acciones específicas: levantar un show alrededor de la necesario persecución sobre Javier Duarte y pavimentar la candidatura de su hijo Miguel Ángel para gobernador.

Imagen: Heraldo

Incluso los Yunes fueron denunciados en su momento por el presunto uso electoral que dieron a programas sociales del estado de Veracruz. (Vía: SDP Noticias)

Imagen: Especial

Aunque celebra ampliamente en Twitter las últimas encuestas, García aún no se recupera del mal cierre de campaña el sábado pasado en el estadio Luis Pirata Fuente. Ni siquiera la presencia de AMLO lo salvó de cerrar en un estadio que no alcanzaba un tercio de su capacidad.

Así como la marcha LGBT de CDMX cometió error logístico de no tomar en cuenta la fecha en que jugaría la selección nacional, el equipo de García organizó su despedida en el mismo horario del partido entre Corea y México. El resultado fue bien aprovechado por el Frente, quien no se ha cansado de mostrar fotos de un estadio semi vacío.

Lo que sí queda muy claro en todas las encuestas publicadas por todos los medios de comunicación es que lo que más preocupa al electorado en Veracruz es la inseguridad. Ni siquiera la transición del PRI al PAN logró calmar los niveles de violencia en el estado.

Están muy lejos los días en que los veracruzanos dormían sin ponerle seguro a las puertas. Quien sea quien llegue a la gubernatura tendrá que enfrentar una crisis de inseguridad. 

Por lo demás, no es difícil pronosticar riñas post electorales en Veracruz. Por ahora las encuestas están más que cerradas y es muy probable que las votaciones también.