Así estuvo el Segundo Debate Presidencial

Antes de iniciar el segundo Debate Presidencial granizó y tembló como un terrible preludio a la noche que vendría. En Plumas Atómicas, con todo y todo, nos dimos a la tarea de analizar el debate y contar las propuestas y los ataques de cada uno de los candidatos. Esta vez, ocurrió en Tijuana y con público presente.

(Previamente en el primer Debate Presidencial: ‘El Bronco’ sacó una bala de su bolsillo y propuso ‘mocharle’ la mano a los ladrones. Ricardo Anaya mostró libros que no existen y diapositivas de Power Point. Andrés Manuel López Obrador insistió con su propuesta de amnistía y habló tan despacio que se le acabó el tiempo para aclararlo. Por su parte, Margarita Zavala se mostró escandalizada cuando le preguntaron qué haría si uno de sus hijos fuera homosexual. Y José Antonio Meade afirmó… que él es José Antonio Meade).

En esta ocasión, ciudadanos fueron invitados a hacer preguntas a los candidatos.

El Bronco dijo que ‘hay que hablarle al presidente americano como se le debe hablar a un presidente‘ y ‘trabajar en Asia, India, Corea, Japón y Sudamérica’. Para López Obrador, en México no hay ‘autoridad moral’ para reclamarle a Trump.

El moderador León Krauze interrumpió tantas que veces que incluso José Antonio Meade lo encaró.

Anaya caminó por el escenario para responder una de las preguntas. Cuando se acercó suficiente al candidato de Morena, López Obrador hizo el ademán de esconderse la cartera porque ‘no vaya a ser’.

Además, AMLO se sacó de la manga un libro titulado ‘Las Mentiras de Anaya‘ en referencia al que mostró el candidato de Por México al Frente en el primer debate, a lo que Anaya respondió con otra diapositiva de Power Point en la que negó que la inversión extranjera creciera durante la jefatura de López Obrador en la Ciudad de México.

Sobre la inseguridad, El Bronco citó la canción ‘Welcome to Tijuana‘ de Manu Chao y además repitió su infame propuesta de ‘mochar’ manos.

Más tarde, José Antonio Meade se refirió a la activista Nestora Salgado, quien es actual candidata al Senado por Morena, y recordó que fue acusada de secuestro, por lo que estuvo encarcelada tres años. ‘Eso queda en tu consciencia‘, le dijo a López Obrador. Sin embargo, un juez la exoneró en 2016, pues se concluyó que fue encarcelada injustamente por organizar a grupos de autodefensas en Guerrero.

Y ante el problema de la trata de personas y el narcotráfico, ‘El Bronco’ no propuso mochar manos, pero lo llamó ‘un problema que tuvimos’. Andrés Manuel López Obrador propuso pagar a quienes siembran opioides, como la amapola, para que siembren maíz. “Yo conozco, porque he estado en todo el país, que la gente siembra porque “si me meten a la cárcel, al menos tengo qué comer”‘. Meade y Anaya calificaron la propuesta como ‘disparates‘, lo que inició una guerra de acusaciones.

“Tú eres el demagogo”, “¡No! Tú eres el demagogo”

Para continuar con la tradición de publicar su número de Whatsapp para recibir mensajes de la ciudadanía (que quién sabe si se respondan algún día), Anaya publicó su teléfono. Por supuesto le escribimos (y ya les contaremos si nos responde o nos deja en visto como Rodríguez Calderón).

Una pregunta del público abordó el tema que muchos se habían tardado: el trato a los migrantes en México. Porque, ¿cómo exigirle a Estados Unidos a que reciba a migrantes mexicanos, si aquí mismo se les discrimina y se les deporta?

Anaya no desaprovechó la oportunidad de recordarle a José Antonio Meade la invitación que hizo el gobierno mexicano a Donald Trump, asunto que señaló como origen de las deportaciones de migrantes mexicanos en Estados Unidos. Sí, a pesar de que fue durante el gobierno de Barack Obama cuando se deportó a 2.8 millones. López Obrador, por su parte, ocupó gran parte de sus segundos en bautizar a Ricardo Anaya como ‘Ricky Riquín Canallín‘.

Después ‘El Bronco’, de la nada, invitó a AMLO a abrazar a Meade y después le dio un papelito para que se lo firmara ‘aquí y ahora’, en uno de los momentos más WTF de la noche.

López Obrador se refirió a quienes dicen que está ‘gravemente enfermo‘ y aprovechó para aventarse un sinnúmero de frases populares para aclarar que está sano y, además, es el de ‘más experiencia’. ‘El Bronco’ lo negó. Anaya le dijo que el problema no es su edad, sino sus ‘ideas viejas’. Y Meade fue el único que sí respondió al tema de las ciudades fronterizas.

Para cerrar, Anaya miró de frente a la cámara y dio un discurso/poema al estilo ‘Así se siente México en la piel‘. Meade dijo que, en esta elección, ‘no vamos a escoger a un candidato, vamos a escoger un presidente‘ (Aoc). López Obrador revivió la frase ‘Sonríe, vamos a ganar’ y, finalmente, Rodríguez Calderón dijo que su mamá no sabe leer y escribir (¿Y en todo ese tiempo NO LE ENSEÑÓ A HACERLO?).

Y ya, esto fue todo lo que ocurrió en este segundo debate, que tuvo momentos tensos, otros muy graciosos. Nuevamente, los ataques superaron a las propuestas y nuevamente quedamos con casi las mismas dudas que al final del primer debate.

 

 

 

 

 

Por: Redacción PA.