Le escribimos al Bronco… y nos dejó en visto

Durante el debate de este domingo, además de proponer cortarle la mano a los ladrones literalmente y llamar ‘gordas’ a las mujeres embarazadas, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, pegó un pequeño anuncio con un número de Whatsapp presumiblemente suyo.

El candidato independiente habló de un México utópico en el que el presidente responde los mensajes y está al tanto de todo, mientras señalaba su cartel:

“Si nosotros hacemos que las cosas se den y si escuchamos a la gente a través de la red social, si el presidente de México contesta los Whatsapp, si el presidente de México se entera de lo que pasa en la escuela, en la carretera, en el barrio, México será grandioso”

Era entonces el momento para probar si era cierto y El Bronco nos contestaría. Le escribimos con nuestras inquietudes y nos sentamos a esperar.

Ya sabemos que tan cree en el matrimonio que se ha casado tres veces. No obstante, le preguntamos específicamente por su postura respecto al matrimonio igualitario:

Por su propuesta frente a la legalización de la mariguana:

Y por su estrategia para hacer frente a los feminicidios en México:

Sin embargo, a casi 14 horas de nuestro primer mensaje, las dos palomitas de Whatsapp siguen inmóviles. ¿Pues qué no era una forma de demostrar que Rodríguez Calderón estaría pendiente a través de las redes sociales?

Y es que, para empezar, es obvio que responder a cada uno de los mensajes sería una tarea titánica. Sobre todo tomando en cuenta que su número fue transmitido en cadena nacional.

Ante esta situación, tenemos varias preguntas: ¿Recibiremos respuesta algún día? ¿Alguien conoce a alguien que ya haya recibido respuesta?¿Qué va a pasar con todos los números de quienes le escribieron al Bronco vía Whatsapp? Esto último es importante porque, de acuerdo con el INAI, Rodríguez Calderón debe informar sobre el destino de la base de datos que se obtenga con nuestros números de teléfono en su aviso de privacidad.

No fuimos los únicos que le escribieron al Bronco. En redes sociales abundaron las capturas de mensajes al candidato que, como a nosotros, dejaron en visto.

Algunos le preguntaron por el matrimonio igualitario o por sus propios matrimonios.

Otros le preguntaron por qué si tenía a ladito a Anaya no hizo nada. Digo, que predique con el ejemplo, ¿no? Aun si lo que propone es simplemente una barbarie reglamentada.

Otros más le hicieron preguntas técnicas, como qué haría si el ladrón en cuestión no tiene manos, que los ha de haber, no tengan duda de ello.

Y aunque muchos le escribieron exclusivamente para vacilarlo, muchos le hicieron preguntar razonadas y fundamentadas que quedarán sin respuesta.

Mientras tanto, queremos creer en un México donde el presidente de la República no nos haga ghosting. Seguiremos informando.