PF y EMP protegerán a candidatos presidenciales que soliciten seguridad

En medio del clima de violencia durante los tiempos electorales en México, el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Secretaría de Gobernación (Segob) presentaron el Protocolo de protección personal para los candidatos a la Presidencia de la República.

Los titulares de Segob, Alfonso Navarrete Prida, y el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, informaron que el resguardo para los cuatro aspirantes será otorgado sólo si alguno de ellos lo solicita.

El Secretario de Gobernación agregó que, de solicitarlo, serán el Estado Mayor Presidencial y, en su caso, la Policía Federal las que se encarguen de brindarle la seguridad, ya sea a López Obrador (Morena), Meade (PRI), Anaya (PAN) y Zavala (Independiente).

“Quiero dejar algunas definiciones muy claras de este marco de actuación. La primera es que si es una responsabilidad del gobierno mexicano en sus distintos niveles de gobierno el tema de la seguridad pública (…), no se trata de trasladarle al Instituto Nacional electoral una responsabilidad”, señaló Navarrete.

Explicó que este protocolo se trata de una herramienta que Córdova, como titular del INE, tendrá a su disposición para velar por las elecciones.

Por su parte, Córdova agregó que esta medida no hace al INE, con funciones muy definidas como árbitros en las contiendas, responsable de la seguridad de los candidatos y es una que se le ofrecerá a los aspirantes a cargos federales.

Sin embargo, enfatizó que las condiciones de seguridad y paz son esenciales para que un sistema democrático y un proceso electoral tengan las condiciones para operar de manera adecuada. También son necesarias para que los electores y funcionarios de casilla puedan hacer las actividades que les tocan.

“La seguridad y la paz pública, decía, es (sic) indispensable, y la construcción de esa seguridad y paz pública implica definiciones bien claras, responsabilidades bien definidas”, declaró.

Esta medida fue presentada a cinco días de que iniciaran las campañas, en compañía del Subjefe de Seguridad del Estado Mayor Presidencial, General Brigadier Enrique García Jaramillo, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, y el Subsecretario de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos, Felipe Solís Acero, de acuerdo a un comunicado de Segob.

El anuncio también surge tras varios meses de violencia contra aspirantes a cargos de elección popular alrededor del país. Justamente el viernes pasado, un obispo en Guerrero se reunió con uno de los líderes del crimen organizado en su estado para pactar que los contendientes dejen de ser asesinados.

Tan solo el 16 de marzo, Gustavo Martín Gómez, candidato del PRI a la presidencia municipal de Francisco Z. Mena, Puebla, fue asesinado. En Chihuahua, el aspirante del PAN para Nuevo Casas Grandes fue ejecutado el 6 de marzo. El candidato de Morena a la alcaldía de Santa Clara Ocoyucan, Puebla, Aarón Varela Martínez, también fue ultimado a balazos el 1 del mismo mes. (Vía: Televisa, El Mexicano, La Jornada de Oriente)

La violencia armada podría vulnerar significativamente nuestras elecciones, como ha ocurrido en años anteriores, y, en serio, el horno no está para bollos.