¿Cuál es la diferencia entre el PREP, el Conteo Rápido y el Cómputo Distrital?

El próximo primero de julio, el Instituto Nacional Electoral (INE)  dará a conocer a la ciudadanía información obtenida a través de tres instrumentos: el Conteo Rápido, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y el Cómputo Distrital. Pero cada uno tiene propósitos distintos y no deben confundirse.

Cada uno de estos instrumentos son realizados con metodologías distintas y arrojan un tipo de información muy particular, que no necesariamente está implicada de manera causal, así que si te dicen que el fraude electoral se maquila en el Conteo Rápido no coincide con el PREP, te informamos que te están mintiendo.

Para que eso no pase, te explicamos cuáles son las diferencias de estos tres instrumentos que serán utilizados en la elección y en las semanas posteriores a esta, de hecho, aclaremos de una vez que solo el Cómputo Distrital arroja resultados definitivos.

El Conteo Rápido

En primer lugar, el Conteo Rápido es un ejercicio estadístico en el cual se toma una muestra representativa de al rededor de 7 mil casillas previamente seleccionadas y distribuidas por todo el territorio nacional, con la finalidad de mostrar tendencias de ventaja entre candidatos a partir de rangos de votación. Dicho conteo es llevado a cabo por especialistas en Matemáticas y Estadística de la UNAM, el ITAM, el IPN y la UAM.

Según comento Lorenzo Córdova a Plumas Atómicas, estos especialistas se encuentran recluidos bajo llave y solo conectados a la red independiente del Conteo Rápido en las instalaciones del INE, a ese lugar no tiene acceso ni siquiera en Consejero Presidente del órgano electoral. De hecho, cuando ellos consideran que las tendencias ya no van a variar significativamente, este equipo mandará la información al Consejero Presidente, quien los anunciará en cadena nacional, de hecho es la primera información que conoceremos que muestre alguna pista de quién ganó la elección.

En este caso puede haber dos escenarios: el primero, de menor incertidumbre, sería que el Consejero Presidente anuncie que la tendencia indica que los rangos de votación no se tocan, es decir, que un candidato A obtuvo un rango entre el 35 y el 38%, mientras que el candidato B obtuvo un rango del 30 al 33%, ahí la tendencia apunta a que el candidato A ganará la elección. Es decir, si la diferencia es claramente amplia desde el principio podríamos tener un ganador casi rotundo más pronto.   

Por el contrario si los rangos se trastocan tendríamos que esperar al PREP y a los Cómputos distritales, numéricamente eso implicaría que el candidato A tuviera un rango entre el 35 y 38% y el candidato B un rango entre el 33 y el 36%.

El PREP

Por otra parte, el PREP no muestra una tendencia en las votaciones durante su recabación, ya que se trata del conteo de los votos de las actas de escrutinio de cada casilla, cuya información va llegando de manera completamente aleatoria, de ahí que haya movimientos bruscos en los números durante el proceso. En ese sentido, es completamente falso que el PREP muestre algún tipo de fraude electoral.

Como lo indicó el consejero Ciro Murayama en Twitter, la fiabilidad de este método es amplia pues necesariamente incluye una fotografía por cada casilla contabilizada.

Cómputo Distrital

Pero, si todo causara demasiada incertidumbre está el Cómputo Distrital, que será el método que otorgue fiabilidad jurídica a la contienda. 

El Cómputo Distrital arroja resultados definitivos, ya que es un conteo más preciso realizado en cada uno de los distritos electorales y en donde incluso se pueden abrir paquetes para volver a contar voto por voto. Dicho conteo es el que otorga validez a la elección y al finalizar este es cuando se anuncian los resultados oficiales que se concretan con la entrega de la constancia al candidato ganador por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.