¿Qué sucede con los niños de los conflictos armados?

El responsable de Human Rights Watch, Jo Becker, afirmó que los derechos de los niños están siendo violentados: "La detención indefinida y la tortura de menores tiene que parar".

La organización Human Rights Watch publicó un reporte que documenta las condiciones que padecen los menores arrestados durante conflictos armados en más de seis zonas del medio oriente y África, como Afganistán, Congo, Irak, Nigeria y Siria.

Estos niños son detenidos por ser considerados parte de grupos de oposición o de grupos rebeldes. Muchas veces son retenidos durante meses, e incluso años, y algunos son torturados y asesinados.

Human Rights Watch explica que los gobiernos, impulsados por nuevas leyes antiterroristas, iniciaron una ola de detenciones de menores de 18 años porque éstos son considerados una amenaza para la seguridad de sus persecutores. Estos procesos de detención con frecuencia violentan los derechos humanos:

“Muchos niños son detenidos con base en sospechas infundadas, pruebas poco sólidas o amplias redadas de seguridad (…) Algunos son detenidos por presuntas actividades terroristas de miembros de sus familias (…) Muchos han sido objeto de interrogatorios coercitivos y tortura, y en lugares como Siria, un número desconocido falleció bajo custodia” (Vía Sin Embargo).

Este problema ya había sido señalado por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que reportó que en 17 de 23 localidades que enfrentaban conflictos armados, se daban detenciones indiscriminadas.

El responsable de Human Rights Watch, Jo Becker, afirmó que los derechos de los niños están siendo violentados: “La detención indefinida y la tortura de menores tiene que parar”.

Tan solo en Afganistán hay 200 centros de detención en activo, aunque se desconoce el número de menores que este pueda albergar. Mientras que en el Congo arrestaron y detuvieron a 257 niños durante 2013 y 2014. Israel procesa entre 500 y 700 menores palestinos en cortes militares anualmente y en Nigeria el grupo radical militar, Boko Haram, reclutó a miles de jóvenes, mayoritariamente niñas, como suicidas.