El PRI dice que no escogerán a su candidato presidencial por ‘dedazo’

PRI

La secretaria general del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Claudia Ruiz Massieu, señaló que su partido aun no ha establecido el método por el cual será elegido su candidato presidencial. La secretaria, quien coordina la XXII Asamblea Nacional del PRI señaló que no habrán “trajes a la medida” para ningún aspirante, sino que se buscará fijar a través de procesos internos en donde la militancia exponga sus puntos de vista de manera abierta y plural.

Las declaraciones de Ruiz Massieu resultan extrañas ya que históricamente el priismo decide de manera vertical a sus candidatos presidenciales, sobre todo cuando se encuentra en el poder, ya que el presidente de la república tiene un influencia muy fuerte en el partido y por tanto en la designación del candidato. De hecho, el difícil pensar que en el PRI se genere un proceso de selección que no sea avalado por el presidente de la república o que se seleccione a un candidato que este fuera de su órbita política, es decir, que no esté avalado por él.

Contrario a lo que de facto opera en el PRI en términos estructurales, Ruiz Massieu aseguró que el proceso será transparente y equitativo, que “habrá piso parejo para todos los aspirantes”.En ese sentido apuntó que dicha equidad solo podía ser lograda a partir del diálogo y los debates internos, ya que es la única garantía que tienen para ofrecer certeza y transparencia.

Sin embargo, la secretaria general del PRI aceptó que la opinión del presidente cuenta mucho por ser el “primer priista del país”, pero que aclaró que esa opinión no es definitoria para llevar a cabo una selección. De nuevo, resulta poco probable que el PRI pueda nombrar un candidato sin el aval o la bendición de Enrique Peña Nieto, por tanto, no se puede esperar que suceda algo nuevo a lo que ha sucedido siempre en ese partido: “dedazos” disfrazados de consensos partidistas.

Por otra parte, Claudia Ruiz Massieu celebró el optimismo que se vive en el partido por las recientes victorias electorales, en donde ganaron 2 de 3 elecciones estatales. Lo que minimizan en el PRI no solo es que esas victorias se dieron por márgenes muy cerrados, sino que parecen dejar de lado que el partido en realidad va a la baja, ya que solo en estos comicios el PRI perdió más de dos millones de votos, solo en el Estado de México perdió un 30% de votación en 6 años.

Finalmente, los nombres que más suenan para representar al PRI en las presidenciales de 2018 son: el actual secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien es el mejor posicionado del PRI en las encuestas; el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, quien está muy por abajo en las encuestas, además de que suena para suceder a Agustín Carstens el la gubernatura del Banco de México; el canciller Luis Videgaray, quien ha reducido sus posibilidades debido a que tiene la encomienda de llevar a buen puerto las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte; y también el secretario de Salud, José Narro, quien todavía no ha fijado una posición clara sobre ese tema; y por último la diputada Ivonne Ortega, quien está fuera de la órbita del presidente, por lo que tiene pocas posibilidades de aparecer en la boleta presidencial de 2018. (Vía: El Universal)