Por anticonceptivos defectuosos, 111 mujeres en Chile quedaron embarazadas

Las pastillas anticonceptivas defectuosas fueron distribuidas en centros de salud pública de este país
(Imagen: Pixabay)

Ocho lotes de anticonceptivos defectuosos (píldoras) administrados en centros de salud pública en Chile provocaron que 111 mujeres quedaran embarazadas. Pese a este irregularidad, no se les permitió interrumpir su embarazo debido a que la normatividad no la contempla como una causal para este procedimiento.

EFE, recabó el testimonio de algunas de las más de cien mujeres víctimas de esta situación.

“Un día llamaron del centro médico para avisarme”: Estefany Cavieres

Estefany Cavieres, de 28 años, narró a EFE, que al momento en el que presentó síntomas propios del embarazo no dudó en que sería una de las 111 mujeres que quedaron embarazadas debido a la entrega de anticonceptivos defectuosos en Chile.

“Un día me llamaron de mi centro médico para avisarme. Había unos lotes en mal estado, pero mis píldoras no correspondían a esas cajas y me quedé tranquila”, explicó la joven.

No obstante, Estefany pronto confirmaría sus temores. Ahora, ella vería truncados sus planes de conseguir una estabilidad laboral como estilista y dedicarse al cuidado de su segunda hija de tres años, quien tiene problemas de salud.

“El mundo ya está demasiado complicado como para traer más hijos. Y ahora me pregunto: ¿en quién confío? A una le da rabia porque el sistema la deja tirada”, agrega Cavieres.

(Imagen: Pixabay)

“Yo quería ser madre, pero más adelante en mi vida”: Valentina Donoso

Valentina Donoso, de 21 años, es otra de las mujeres que compartió su experiencia con EFE. Con seis meses de embarazo, la joven narró que también “se estaba cuidando con Anulette CD”. Este anticonceptivo es uno de los que miles de mujeres chilenas de los niveles socioeconómicos más bajos reciben en centros de salud públicos.

La joven, explicó a EFE, que debido a su embarazo tuvo que posponer sus planes de ir a la universidad. Además, indicó que sí tenía deseos de ser madre, pero una vez que tuviera estabilidad económica

“Yo quería ser madre, pero más adelante en mi vida. Quería tener un trabajo y una casa antes de esto. Quería tener un futuro”, aseguró Donoso.

Centros de salud públicos en Chile distribuyeron anticonceptivos defectuosos

Entre marzo y septiembre de 2020, el Instituto de Salud Pública (ISP), máxima autoridad farmacológica en Chile, alertó sobre las irregularidades que presentaban ocho lotes de seis píldoras anticonceptivas distintas, las cuales eran administradas en centros de salud públicos de este país. El ISP también ordenó que estos lotes fueran retirados del mercado.

Pese a esto, el ISP permitió nuevamente la distribución de la marca Anulette CD a tan solo una semana de su retiro del mercado. Esto, bajo el argumento de que las fallas eran detectables visualmente.

De acuerdo con datos de la Corporación Miles, más de 100 mujeres denunciaron que resultaron embarazadas sin desearlo luego de la administración estos anticonceptivos defectuosos en Chile.

Les negaron la interrupción de su embarazo

De acuerdo con EFE, aunque algunas de las mujeres que fueron víctimas de esta irregularidad solicitaron la interrupción de su embarazo, el procedimiento les fue negado. Esto, porque la negligencia farmacológica no está contemplada propiamente como una de las tres causales por las que está permitido el aborto en Chile. Dichas causales son: violación, inviabilidad del feto o riesgo vital de la madre.

Estefanny Molina, abogada de Women’s Link Worldwide, plataforma que llevó el caso hasta la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aseguró a EFE, que esta situación significa una “una cadena completa de violación a los derechos sexuales de las mujeres chilenas”.

Esto, porque en primera instancia, el Estado chileno no proporcionó métodos seguros y eficaces de planificación familiar. En segunda instancia, porque no permitió que las mujeres pudieran abortar, y finalmente, porque tampoco les ofreció protección a aquellas que no tienen recursos.

“Chile tiene un reto por delante. Es necesario que se amplíe el concepto de salud sexual y que por tanto se revise la despenalización del aborto”, aseguró Molina.

Si bien, Chile levantó el veto total contra el aborto en 2017, un número creciente de organizaciones reclaman la despenalización más allá de las tres causales permitidas. La discusión en torno a este tema actualmente está en el Parlamento chileno.

“No puede ser que la mitad de la población en Chile quede desprotegida porque al Estado no le importe la garantía de los derechos sexuales y reproductivos”, concluyó Molina.

Fuentes del ISP consultadas por EFE, indicaron que el instituto sigue “estudiando su posición y responsabilidad en el caso”.

Publicidad