¿El peso se devalúa o se deprecia?

La semana pasada, el Banco de México presentó su nueva familia de billetes, en donde, entre otras cosas, anunció que desaparecería el billete de 20 pesos y que consideraría introducir un billete de 2 mil pesos en su portafolio. Específicamente, la introducción de un billete de mayor denominación exhibe un problema específico: la pérdida del poder adquisitivo de nuestra moneda.

¿Por qué Banxico podría imprimir un billete de 2 mil pesos?

¿Qué quiere decir que nuestra moneda haya perdido poder adquisitivo? Básicamente, que podemos adquirir menos bienes y servicios con la misma cantidad de dinero que en el pasado. Antes que nada, hay que aclarar que esta pérdida de poder de compra no está relacionada al valor de nuestra moneda en los mercados de divisas, es decir, en la cotización que se hace frente a monedas como el dólar y el euro, sino a indicadores internos como la inflación, nivel salarial y horas de trabajo necesarias para adquirir la Canasta Alimenticia Recomendable. (Vía: Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía UNAM)

peso
Imagen: Especial

Con mil pesos podemos adquirir hoy lo que en 2004 adquiríamos con 270 pesos”.

Entonces, cuando decimos que hay una pérdida de poder adquisitivo de nuestra moneda nos referimos a un fenómeno en donde, por una parte, hubo un estancamiento en los niveles de ingreso de las personas y, por otra parte, un aumento sostenido de los precios (inflación). Por lo tanto, se necesitan más horas de trabajo para obtener los mismos bienes y servicios que en el pasado.

Por ejemplo, actualmente el billete de mayor denominación en el portafolio del Banco de México es el de mil pesos. Con esos mil pesos podemos adquirir hoy lo que en 2004 adquiríamos con 270 pesos, entonces el poder adquisitivo se redujo en un 73%. (Vía: Coneval)

Esto se debe a que la inflación, que actualmente el INEGI la calcula en 4.81% anual, se ha ido acumulando año con año, mientras que los salarios se han mantenido prácticamente estables, tal como lo exhiben los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, que, entre otras cosas, muestra que apenas 4 de cada 100 trabajadores en México perciben un salario mayor a los 13 mil pesos. Esto quiere decir que la gente gana lo mismo año con año mientras que los precios de los bienes y servicios aumentan sostenidamente.

Solo 4 de cada 100 trabajadores mexicanos gana más de 13 mil al mes

De tal manera, la pérdida del poder de compra nada tiene que ver con los conceptos de devaluación y depreciación, los cuales se relacionan con las cotizaciones en el tipo de cambio, es decir, con el valor de nuestra moneda frente a otras.

inflación
Imagen: Especial

“La gente gana lo mismo año con año mientras que los precios de los bienes y servicios aumentan sostenidamente”.

Sin embargo, devaluación y depreciación tampoco son la misma cosa. El concepto de devaluación se utiliza cuando el tipo de cambio es fijo y es establecido por el gobierno. Por ejemplo, en México antes de 1994 el Banco Central no era autónomo y era el gobierno el que establecía y garantizaba el valor del peso frente al dólar interviniendo directamente en el mercado, por eso cuando el gobierno no podía sostener el precio del peso se decía que devaluaba la moneda. (Vía: Bancomext)

“Si interviene el gobierno, es devaluación; si interviene el mercado es depreciación”.

Por el contrario el término depreciación es utilizado cuando el tipo de cambio es de libre flotación, en donde el valor de la divisa se da por la oferta y la demanda en los mercados internacionales y, normalmente, opera con un Banco Central autónomo que interviene en los mercados independientemente del gobierno según lo crea conveniente; dicho sistema es el que actualmente opera en nuestro país. (Vía: Banxico)

En ese sentido, nuestra moneda se deprecia no se devalúa, ya que su precio es establecido por las operaciones de los mercados internacionales. Esto quiere decir que el precio de nuestra moneda respecto a otras es fijado incluso con transacciones que no suceden ni siquiera en nuestro país (y a veces ni siquiera son operadas por humanos); ya que recordemos que además el peso mexicano es la moneda de países emergentes más utilizada en el mundo, ocupando el décimo lugar de las operaciones a nivel global. (Vía: Banxico)

Te explicamos el Efecto Sultán y cómo Turquía zarandeó la economía global

¿La depreciación de nuestra moneda se puede traducir en pérdida del poder adquisitivo? No necesariamente, ya que por norma el tipo de cambio (en este caso frente al dólar) afecta a los productos importados, los cuales suben de precio, pero no forzosamente impactan a los precios de todos los bienes y servicios de consumo, lo que significa que la mayoría de las veces no tiene efectos inflacionarios.

tipo de cambio
Imagen: Especial

No obstante, hay casos en donde el valor del tipo de cambio puede impulsar la inflación y en consecuencia mermar el poder adquisitivo de las personas. Pensemos en el caso de la liberalización de los precios de la gasolina en nuestro país, en donde el precio del peso frente al dólar (fijado por cuestiones distintas a ese fenómeno) impulsó la inflación más allá del ajuste normal que implicaba reventar la burbuja de los precios subsidiados por el gobierno.

¿Por qué la gasolina baja en EEUU y sube en México?

Esto se dio por el volumen de importaciones que tenemos de ese producto, las cuales, solo en julio de este año fueron equivalentes a mil 669 millones de dólares, que son alrededor de 589 mil barriles diarios, según información de la Secretaría de Energía.

La depreciación del peso frente al dólar produjo que se maximizara el efecto en cadena que tuvo el incremento de los precios de la gasolina sobre el sistema de precios en general; es decir, el precio del peso frente al dólar fue un factor externo que tuvo efectos sobre la inflación causada por la liberación del mercado de los combustibles.

Entonces, el peso no se devalúa, se aprecia y se deprecia todos los días, lo que sí ha sucedido es que ha perdido poder adquisitivo a raíz de la inflación y el estancamiento de los salarios.

Por: Redacción PA.