Te explicamos el Efecto Sultán y cómo Turquía zarandeó la economía global

Imagen Especial

Desde el pasado viernes Turquía ha sacudido a la economía global a raíz de una crisis política interna, así como por el conflicto diplomático y comercial que sostiene con Estados Unidos. Esta crisis, llamada Efecto Sultán, que puede ser visto sin duda como un efecto mariposa, ha impactado a los principales mercados bursátiles y cambiarios de todo el mundo, sin embargo fueron las economías emergentes las que sufrieron un mayor impacto, incluido México, por supuesto.

Todo empezó porque las tensiones entre Turquía y Estados Unidos se agudizaron a raíz de la imposición de aranceles al acero y al aluminio por el gobierno de Trump vigentes desde marzo pasado.

En parte, el problema inició a raíz de la detención del pastor evangélico Andrew Brunson en Turquía, quien fue acusado de intentar un golpe de estado contra Erdogan en 2016, el gobierno de Estados Unidos impuso sanciones al ministro de Justicia y del Interior de Turquía y, el viernes pasado Trump anunció que aumentaría los aranceles contra el aluminio, al 20% y al acero, al 50%. (Vía: El Economista)

Imagen: Especial

A esto hay que sumar la fragilidad de la economía turca, debido al volumen de su deuda en dólares, lo cual detonó que la inflación llegara al 16%. La situación se agravó este año con la depreciación sostenida de la lira turca en los mercados internacionales ya que entre más perdía valor la moneda la deuda en dólares se volvía mucho mayor; solo el viernes, la lira turca se depreció 17% frente al dólar, pasando de 6.49 a 6.87 unidades por dólar. (Vía: El Financiero)

Ante esta crisis, el presidente Erdogan dijo que estaban ante una guerra económica con Estados Unidos y exhortó a los habitantes del país a vender sus dólares y su oro por liras, para fortalecer la economía del país, una medida populista más que económica, ya que aunque todos lo hubieran hecho, no hubiera servido de nada, ya que muchas de las operaciones se dan fuera del país. (Vía: Milenio)

Las consecuencias de todo esto se materializaron desde el viernes pasado cuando la crisis turca arrastró a los principales mercados globales: el índice Mibtel de la bolsa de Milán cayó 2.17%; el FTSE-100 de Frankfurt perdió 1.98%; El Dow Jones de Nueva York, perdió 0.42%; el S&P 500 cayó 0.49% y, el Nasdaq perdió 0.72%. Así es, Trump le puso el pie a sus bolsas, pues ignoró cómo funciona una economía global.

Imagen: Especial

En el caso de México la crisis turca se materializó inmediatamente con una depreciación del peso, cerrando en 19 pesos por dólar y perdiendo el avance que había tenido en las últimas semanas en donde llegó a cotizarse en 18.45 pesos por dólar.(Vía: El Financiero)

¿Por qué esta crisis en Turquía afectó a los mercados incluyendo a México? En primer lugar, el Efecto Sultán impactó a los mercados europeos porque estos países tienen un volumen muy amplio de cartera en este país, es decir, los bancos europeos y otras instituciones financieras tienen inversiones y activos en ese país, por tanto, el riesgo de que Turquía caiga en morosidad en el pago de su deuda implica pérdidas muy fuertes para estos mercados. (Vía: El Financiero)

En el caso de México y de otras economías emergentes, esta crisis generó una reacción en cadena debido a que Turquía es uno de los mercados emergentes más importantes del mundo, lo que generó incertidumbre en las operaciones con las divisas de estos países. Esto por supuesto arrastró al peso mexicano, que es la divisa emergente más utilizada en los mercados globales. (Vía: El Economista)

Imagen: Especial

Recordemos que las operaciones con pesos no se reducen a nuestro país, es decir, los mercados internacionales utilizan nuestra moneda para operaciones en otros países, ya que el peso mexicano es una moneda respaldada por una economía estable, lo que permite operar de manera segura en los mercados emergentes. Por esta razón es que la cotización de nuestra moneda no depende solamente de lo que pase al interior de nuestra economía, sino que está expuesta también a lo que suceda en otros países, como Turquía.

En ese sentido, el Efecto Sultán ha arrastrado a nuestra divisa en las últimas 4 sesiones, haciéndolo perder un 4%, llegando el día de hoy a cotizarse en 19.17 pesos por dólar y cerrando en las 18.88 unidades.

Según un análisis de Bloomberg Intelligence, México, Sudáfrica, Argentina y Colombia son los países que tienen una vulnerabilidad similar a la de Turquía. En el caso de México debido a que tiene una deuda de 38% respecto al PIB, una inflación del 4.6% anualizada y un déficit de cuenta corriente equivalente a 1.9% del PIB; esta vulnerabilidad aumenta si tomamos en cuenta el volumen de operaciones en pesos en el mercado global, que es del 2.2% del total, solo Estados Unidos representa el 87.6% del total, así que las operaciones en pesos no son poca cosa.