¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

UNAM: Los videojuegos no son responsables de la violencia

No hay relación en uso de videojuegos y conducta violenta en niños, afirman expertos
(Imagen: UNAM)

Tras la tragedia que ocurrió el pasado 10 de enero en Torreón, cuando un estudiante del Colegio Cervantes disparó contra compañeros y una maestra antes de quitarse la vida, los videojuegos fueron señalados como parcialmente responsables de este terrible incidente. Sin embargo, expertos de la UNAM aseguran que no son los responsables, ya que ésta deriva de otros factores como el social el familiar.

También te recomendamos: No, los videojuegos no son responsables de los tiroteos

La UNAM emitió un boletín como parte del foro “Videojuegos y violencia, pronunciamiento desde la academia” de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Los expertos concuerdan que los videojuegos tienen un impacto positivo, al ser parte la cultura audiovisual, generando comunidad, amistades y que facilitan el aprendizaje de matemáticas o nuevos idiomas.

Una de las expertas de la FCPyS, Adriana Reygada, sostiene que “no hay relación directa entre la violencia y el uso de videojuegos; son otros los factores que podrían desencadenar conductas indeseables, como el fácil acceso a las armas, la falta de comunicación intrafamiliar o alguna enfermedad psicológica”. (Vía: UNAM)

Asimismo, Reygada señala que el programa “Mochila Segura”, que consiste en revisar el contenido de las mochilas de los niños no es la solución al problema, ya que “es necesario capacitar a los profesores para que detecten a tiempo a los niños en riesgo”. (Vía: UNAM)

(Imagen: UNAM)

La violencia, como bien apunta David Cuenca de la FCPyS, no es producto de los videojuegos, sino de factores que van desde el acoso escolar hasta las condiciones familiares en las que se desarrolla un niño, así como el entorno social y el fácil acceso a armas de fuego.

En el foro, lo expertos concordaron que no hay suficientes profesionales en México para atender la salud mental de la población en general y que el sistema educativo está fallando al limitar las actividades reacreativas. Como apuntó Blanca Estela López de la UAM Azcapotzalco: “Ya no se imparten, por ejemplo, clases de música, baile o pintura, porque no son redituables”. UNAM

Esto nos ayuda a entender la necesidad de poner atención a los niños y adolescentes, creando vínculos afectivos con ellos y que las instituciones necesitan actuar en concordancia para evitar que tragedias como al de Torreón se repitan.

Con información  de DGCS UNAM