Trump obtuvo los delegados necesarios para ser el candidato republicano

Sun embargo, muchos en el ala derecha han tardado en acoger a Donald ya que desconfían de su buena fe.
Trump

El magnate Donald John Trump ya ha alcanzado el número de delegados necesarios para asegurar la nominación del Partido Republicano para la presidencia.

De acuerdo con el El Financiero, el neoyorquino se puso en la cima del conteo de delegados de The Associated Press por un pequeño número de delegados sin consolidar que dijeron que lo apoyarán en la convención.

Cabe mencionar que se requieren mil 237 delegados para ganar la nominación presidencial republicana. Sin embargo, el millonario ha alcanzado mil 238.

Con 303 delegados en juego el 7 de junio, Donald podría aumentar de manera fácil su total, evitando una convención impugnada este verano.

Sin embargo, muchos en el ala derecha han tardado en acoger a Donald, ya que desconfían de su buena fe. Otros más están preocupados por la personalidad tan disparatada y los desafortunados comentario que ha hecho sobre las mujeres.

Pero millones de activistas de base, muchos de los cuales han estado ajenos al proceso político, lo han aceptado como un populista que habla claro, de frente y que no tiene miedo de ofender.

A su vez, Steve House, presidente del Partido Republicano en Colorado y un delegado sin consolidar que confirmó su apoyo al magnate a la AP, dijo que le gustan los antecedentes del multimillonario como empresario. “Liderazgo es liderazgo”, afirmó House. “Si puede rodearse con el talento político, creo que estará bien”.

Asimismo, otros que confirmaron su decisión de respaldar a Donald fueron más moderados, al decir que lo están apoyando por un sentido de obligación debido a que ganó las elecciones primarias en su estado.

Un ejemplo de esto es Cameron Linton de Pittsburgh, quien dijo que respaldará al millonario en la primera papeleta debido a que ganó la votación primaria en el distrito parlamentario de Linton.

“Si hay una segunda votación no votaré por Donald”, afirmó Linton. “Él es absurdo, no hay otra manera de decirlo”.