¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Madre denuncia transfeminicidio de Paola y Alessa en video

“Como madre me he preguntado miles de veces: ¿por qué es tan fácil asesinar una mujer trans en el país?” Esa es una de las preguntas más seria que las lanza en un sentido video la madre de Alessa Flores, activista trans asesinada hace un año en la Ciudad de México.

En el video, Cecilia Flores narra los dos transfeminicidios que el año pasado demostraron que, aunque nominalmente la CDMX se considere ‘amigable’ hacia las minorías sexuales, la violencia hacia la comunidad trans continúa. 

“No se olviden de las mujeres trans asesinadas en México”.

El 30 de septiembre del año pasado fue asesinada Paola, quien se dedicaba al sexo servicio en la esquina de Puente de Alvarado e Insurgentes Norte. Esa noche fue abordada por un cliente que la asesinó en su vehículo de un disparo.

Sin embargo, a pesar de tener en su poder el arma del crimen y el testimonio de múltiples testigos que estuvieron ahí esa noche y que grabaron el incidente en video, la policía desestimó el caso y el asesino salió libre con una prontitud que desanimó profundamente a la comunidad trans. (Vía: Animal Político)

“A las madres y padres que tienen una hija, un hijo trans, les pido que los amen y que los respeten”.

Sus compañeras sexoservidoras hicieron una amplia labor para denunciar la doble injusticia de haber sido asesinada y más tarde ignorada por las autoridades. Tuvieron que pasar meses antes de que la policía de la CDMX rectificara su error y liberara una orden de aprehensión en contra del asesino grabado en video que detuvieron y dejaron ir. (Vía: Noticias MVS)

La comunidad trans en México es marginalizada incluso luego de haber muerto; la discriminación no cesa no con la vida. No pocas veces personas trans se enfrentan a la vergüenza post mortem de ni siquiera ser referidas por medios y autoridades con su propio nombre.

Ese fue uno de los problemas que enfrentó Alessa Flores como activista trans y que, en vida, buscó revertir de forma simbólica: cada noviembre ponía un altar a sus muertas, las mujeres trans que fueron víctimas de asesinatos que quedaron impunes.

En octubre del año pasado el cuerpo de Alessa fue encontrado en un hotel de la Ciudad de México. Tenía signos de estrangulamiento y no pocos señalaron con tristeza que el nombre de la activista terminó por incorporarse a las listas que ella misma hacía cada noviembre para honrar a sus compañeras. (Vía: Animal Político)

Ahora su madre, Cecilia Flores, denuncia que a un año de los hechos la justicia no se ha movido a favor de las mujeres asesinadas:

“Como madre me he preguntado miles de veces: ¿por qué es tan fácil asesinar una mujer trans en el país? Por la impunidad, por la discriminación, por la falta de oportunidades al trabajo, a la salud, a la educación, al rechazo social”, señala Celicia hacia el final del video publicado por Centro de Apoyo a las Identidades Trans CAIT.